Recientemente, la cient√≠fica jefe de la NASA aseguraba que los seres humanos encontrar√≠amos pruebas de vida extraterrestre en solo 20 o 30 a√Īos. Por supuesto, no se refer√≠a a vida inteligente. Este nuevo estudio s√≠, y su conclusi√≥n es intrigante: no hay rastro de supercivilizaciones en las 100.000 galaxias m√°s cercanas.

Esto, por supuesto, no quiere decir que no pueda haber vida inteligente. No se sabe. Lo que el estudio descarta es que haya civilizaciones lo bastante avanzadas como para embarcarse en proyectos energ√©ticos m√°s all√° de su propio planeta. El concepto de supercivilizaci√≥n lo acu√Ī√≥ el astrof√≠sico ruso Nikol√°i Kardashov para medir el grado de evoluci√≥n tecnol√≥gica de una civilizaci√≥n.

Seg√ļn Kardashov, hay tres tipos de civilizaci√≥n en funci√≥n de c√≥mo (o m√°s bien de d√≥nde) extraen la energ√≠a necesaria para sostenerse: Tipo I, II y III. La primera se refiere a las civilizaciones que extraen los recursos energ√©ticos que necesitan sin moverse de su propio planeta. La del tipo II los extrae directamente de una estrella, mientras que la del tipo III extrae la energ√≠a de toda su galaxia.

Teóricamente, los tipos II y III de civilizaciones se basan en tecnologías como el uso de ingeniería estelar, propulsores de Shkadow o esferas de Dyson para recolectar la energía que precisan, y la mera existencia de esos proyectos implica avances importantes en la capacidad para viajar entre planetas o incluso entre galaxias.

Advertisement

Ilustración con el concepto de megaestructura conocido como impulsor de Shkadow / Steve Bowers

Independientemente de la tecnología utilizada, este tipo de proyectos dejarían una inconfundible huella en el espectro infrarrojo. Esta huella ha sido lo que ha estado buscando sin éxito el astrónomo Jason Wright, de la Universidad Estatal de Pennsylvania. En su estudio, publicado en The Astrophysical Journal Supplement Series, Wright concluye que no hay ninguna civilización del tipo II o III en al menos las 100.000 galaxias más cercanas.

Advertisement

El estudio es el m√°s exhaustivo de su clase que se ha hecho hasta ahora. Wright ha calculado la huella energ√©tica que dejar√≠a una civilizaci√≥n de ese tipo en el espectro infrarrojo y ha buscado esa huella en miles de millones de sistemas catalogados por el Wide-field Infrared Survey Explorer (WISE) de la NASA. No ha habido ning√ļn resultado positivo.

Por supuesto, el estudio no quiere decir que no haya civilizaciones como la nuestra que apenas hayan empezado a enviar sondas fuera de su sistema solar o que estén tratando de comunicarse enviando transmisiones. Para eso ya está el programa SETI, pero de momento tampoco ha dado resultados. Quizá el hecho de que no existan civilizaciones capaces de alterar estrellas enteras cerca no sea tan mala noticia después de todo. [ The Astrophysical Journal Supplement Series vía Scientific American]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)