Foto: NRAO/AUI

La Paradoja de Fermi se pregunta por qué no hemos contactado con seres inteligentes más allá de nuestro planeta si se supone que la vida extraterrestre es algo común en el universo. Dos astrónomos de la Universidad Cornell han desarrollado una nueva teoría al respecto, y se basa en una idea de feo nombre llamada Principio de Mediocridad.

Aplicado a astronomía, el Principio de Mediocridad desarrollado en origen por el mismísimo Copérnico establece que La Tierra (y con ella el ser humano) sencillamente no es nada excepcional en el universo. Ni la tierra es el centro del Sistema Solar, ni el Sistema Solar es el centro de la Vía Láctea, ni nuestra galaxia está en el centro del universo por mucho que nos gustaría creer lo contrario.

Even Solomonides y Yervant Terzian se basan en el Principio de Mediocridad para explicar por qué aún no hemos recibido ninguna señal extraterrestre. La Tierra está en uno de los brazos espirales de la Vía Láctea. Vivimos, por así decirlo, en un extrarradio de la galaxia, una zona poco poblada.

Posición del Sistema Solar dentro de la Vía Láctea. Vía Wikimedia Commons

Los seres humanos hemos empezado a retransmitir ondas de radio desde hace alrededor de 80 años. Si asumimos (siendo muy optimistas) que esas señales han recorrido ya 80 años luz en todas direcciones, eso quiere decir que hemos alcanzado alrededor de 8.531 estrellas y un número cercano a 3.555 exoplanetas de características similares a la Tierra.

Advertisement

Parece mucho, pero la Vía Láctea es monstruosamente grande y ni siquiera estamos cerca de su centro. Solomonides y Terzian calculan que, en realidad, solo hemos cubierto un 0,125% del área planar estimada de nuestra galaxia. Nuestra señal solo ha llegado a una milésima parte de la Vía Láctea.

Después de aplicar el Principio de Mediocridad a la Ecuación de Drake, los investigadores explican que es muy probable que nuestra señal no llegue a ninguna civilización inteligente hasta que no haya cubierto la mitad de la Vía Láctea, y eso no ocurrirá antes de 1.500 años. El estudio mantiene la esperanza de que hagamos contacto antes de ese tiempo, pero se trata tan solo de una cuestión de suerte.

Ilustración: Long Pham / Concept Ships

Es más, Solomonides y Terzian calculan que el número de civilizaciones que han logrado alcanzar una evolución tecnológica suficiente como para emitir y recibir señales de radio es extremadamente pequeño si lo ponemos en comparación con el tamaño de la Vía Láctea. Ambos investigadores creen que probablemente haya apenas 210 especies inteligentes en nuestra galaxia con esa capacidad, y todas ellas probablemente estén a más de 1.600 años luz de distancia.

Advertisement

El estudio, que acaba de presentarse ante la Sociedad Americana de Astronomía ni siquiera es concluyente. Si nos ponemos pesimistas, habría que introducir una variable que no se tiene en cuenta: la degradación de las señales de radio a medida que se viajan por el espacio. Eso por no mencionar la posibilidad de que las especies alienígenas se extingan demasiado rápido en el universo.

El único factor a favor que no se tiene en cuenta es que, según otro estudio reciente, se necesitan menos de mil millones de años de evolución como especie para colonizar una galaxia. La cuestión es que, probablemente, no seamos los primeros en haber tenido esa idea. [Arxiv vía Universidad de Cornell]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.