Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

A esta mujer la mató oficialmente un enorme tiburón blanco, pero todas las pistas apuntan a algo mucho peor

Imagen: Sunset Cliffs (Wikimedia Commons)

Cuando el cuerpo de Michelle Von Emster llegó a las autoridades, los médicos que lo analizaron lo vieron muy claro. Un tiburón o un grupo la había despellejado por todas partes. Sin embargo, cuanto más se sabía sobre lo que ocurrió la noche anterior, menos sentido tenía la causa oficial de la muerte.

La zona de Sunset Cliffs (San Diego) está pegada al Pacífico, un área costera con una superficie de piedra arenisca con surcos, una zona impredecible por el mar bravo que reina y las frecuentes inclemencias del tiempo. De hecho, los enormes letreros suelen advertir a los turistas que observen el escenario desde detrás de las barandillas y cadenas que hay en el paseo.

Advertisement

La historia comenzó el viernes 15 de abril de 1994, cuando dos surfistas se dieron cuenta de algo muy extraño: un grupo de gaviotas “de pie” en el océano, tal vez media docena, picoteando algo que flotaba. Cuando la curiosidad se apoderó de ambos, los chicos se acercaron para ver de qué se trataba.

Horrorizados, había un cuerpo sin vida flotando en la superficie, el de Michelle Von Emster balanceándose boca abajo sobre las olas. Sus ojos marrones estaban abiertos y parecían mirar de forma distraída el fondo rocoso. Estaba desnuda, excepto por dos anillos y una pulsera de bronce.

Imagen: Una de las playas de Sunset Cliffs (Wikimedia Commons)

Las gaviotas posaban sobre su espalda, sus brazos flotaban hacia adelante, y lo que quedaba de sus piernas estaban acurrucadas formando una extraña forma de signo de interrogación. Un ala de un tatuaje de mariposa permaneció en su hombro derecho, sin embargo, el otro faltaba, junto con un gran pedazo de piel. Incluso antes de que se realizara una autopsia, el veredicto no oficial parecía claro: un gran tiburón blanco la había atacado durante la medianoche.

Advertisement

El sábado por la tarde, el médico forense confirmó el “ataque”. Las estaciones locales de televisión desempolvaron todas las cintas sobre tiburones blancos. El San Diego Tribune publicó un reportaje sobre cómo evitar convertirse en cebo para tiburones: “Nunca nadar en áreas donde se sabe que los tiburones son comunes”, llegaban a decir.

Lo cierto es que los hechos se mezclaron perfectamente con las imágenes que son familiares para cualquiera que haya visto la mítica película de Spielberg. Sin embargo, todo lo que en un primer momento parecía tan claro, luego no lo fue.

Advertisement

Su cadáver tenía mucho más que contar.

Autopsia

Imagen: Michelle (WC)
Advertisement

Sus restos se llevaron a la sede de la guardia costera. Tras el examen inicial, el médico hizo referencia a grandes trozos de carne rasgados y una pierna derecha faltante. Después de completar su autopsia formal, el forense presentó la siguiente línea de tiempo:

Michelle se fue a nadar sola a medianoche en el océano, fue vista por última vez viva a las 20:00. La chica entró al agua en algún momento alrededor de las 12:00 de la noche. Poco después de que ingresara a las aguas del Pacífico, la atacó un gran tiburón blanco.

Advertisement

El violento ataque del tiburón llevó a Michelle a llegar hasta el fondo del océano, espacio donde sufrió una fractura en el cuello e ingirió grandes cantidades de arena. De ahí la causa oficial de la muerte: pérdida de sangre y ahogamiento. Además, después de su muerte, la atacaron otro grupo de tiburones azules más pequeños. Según explicó con el tiempo el detective Mike Hurley:

No hicimos una investigación completa y exhaustiva. El médico forense lo había declarado accidental. No había ninguna razón para creer que había alguna clase de juego sucio.

Advertisement
Imagen: Wikimedia Commons

Sin embargo, después de la nota oficial, muchos comenzaron a plantearse una serie de preguntas que ponían en seria duda la teoría del ataque del tiburón. Von Emster finalmente murió ahogada después de una hemorragia interna, no de pérdida de sangre. La chica también tenía, entre otras lesiones, el cuello roto, moretones y contusiones en la cara y los brazos, costillas rotas y magulladuras, y su pelvis estaba desgarrada a la fuerza.

Advertisement

Ninguna de estas lesiones es consistente con el ataque de tiburones. Además, la temperatura del agua era muy fría para nadar. Por si todo esto fuera extraño, Brian Blackbourne, el médico forense de San Diego en el caso, nunca se había encontrado con una víctima de ataque de tiburones. De hecho, nadie que hubiera visto el cuerpo había visto antes a una víctima de un ataque de tiburón.

En su defensa, Blackbourne contactó con expertos del Instituto de Oceanografía Scripps para obtener más información sobre las víctimas del ataque de tiburones, pero en realidad estos nunca vieron el cuerpo.

Advertisement

Había tantas cosas en el aire con la teoría del ataque de los tiburones que la mayoría de los expertos rechazaron la afirmación de que había sido atacada mientras estaba viva. Ralph Collier, investigador de tiburones, no estaba de acuerdo con los hallazgos de Blackbourne. Después de ver los restos del hueso de la pierna de Michelle, Collier dijo lo siguiente:

Imagen: Pixabay

Cuando un tiburón blanco muerde parte de una extremidad, el corte es limpio. Casi como cuando pones una mano con una sierra. Lo que quedaba del fémur de Michelle era todo menos un ataque de tiburón. Parecía como lo que sucede cuando se obtiene una pieza de bambú y se reduce a un punto con un cuchillo. He visto cerca de 100 fotos de casos que he revisado a lo largo de los años, y nunca he visto ningún hueso que llegase a este punto.

Advertisement

Sobre la explicación de Blacbourne para la pierna amputada y la presencia de arena en el cuerpo de Michelle, Collier afirmó que:

El daño habría cortado su arteria femoral, y se habría desangrado rápidamente. Pero, para que tuviera arena en el estómago, ella habría tenido que respirar profundamente cuando hizo contacto con la arena ... En este caso, hay demasiadas cosas que no son consistentes con el comportamiento de los tiburones blancos.

Advertisement

Richard Rosenblatt, presidente del Instituto Scripps de Oceanografía, también discrepaba con los hallazgos de Blackbourne. Después de recibir las medidas de las heridas de Michelle, Rosenblatt declaró lo siguiente:

Ninguna de las marcas en el cuerpo de Michelle las había causado un tiburón blanco. Si la hubiera mordido uno, lo más probable es que también hubieran encontrado un enorme diente blanco roto en su cuerpo. Además, si un tiburón le hubiera arrancado la pierna, solo podría haber sido capturado por un tiburón blanco.

Advertisement

Si bien no se encontraron dientes de este calibre en el cuerpo de la mujer, sí hubo múltiples marcas de mordiscos dejadas por tiburones azules, y se sabía que definitivamente se alimentaron del cuerpo de Michelle. Posteriormente, un patólogo local descubrió que no había evidencia que sugiriera que las mordeduras ocurrieron antes de la muerte.

Por tanto, y después de semanas de debates y estudios, las autoridades en la materia de tiburones se negaron a incluir a Von Emster en la lista de víctimas mortales de los animales. El estado de la muerte oficial de Von Emster pasó de ser una estadística a una especie de limbo mórbida en la que cualquier tipo de especulación era válida.

Advertisement

Pero si no fue atacada hasta la muerte por un tiburón, ¿cómo demonios había fallecido?

Revisión 14 años después y teorías de su muerte

Imagen: Sunset Cliffs (Ocean Beach)
Advertisement

Debido las evidencias contradictorias en contra de los hallazgos iniciales, el caso de Michelle Von Emster recibió un nuevo examen en 2008. Esta vez, el médico forense, Glenn Wagner, concluyó que los tiburones habían tomado el cuerpo de Michelle después de su muerte.

Por tanto, la historia daba un giro radical. Si un experto declaraba que solo un tiburón blanco podría haber tomado la pierna de Michelle, y varios expertos habían acordado que no se trataba de un ataque de tiburón blanco, ¿no sería de alguna manera más creíble que no se trata de un ataque de tiburón?

Advertisement

A partir de entonces, se han abierto varias teorías sobre lo que pudo ocurrir aquella noche. Es posible que Michelle fuera a nadar a medianoche, se vio atrapada en una marea, su cuerpo se golpeó violentamente contra las rocas, y sufrió diversas heridas. Más tarde fue pasto de los tiburones azules después de que su cuerpo sin vida fuera sumergido en el océano.

Sin embargo, esta teoría cojea por varias razones. La temperatura del agua en aquellas fechas era muy fría, demasiado como para pensar en ir a nadar (y encima a medianoche). No sólo eso, el aire nocturno acentuaba aún más la sensación térmica para que alguien se fuera al agua un rato.

Advertisement
Imagen: Sunset Cliffs (Flickr)

Otra teoría cuenta la posible caída de la joven por un acantilado de la zona. Von Emster habría muerto como resultado de una desafortunada caída desde Sunset Cliffs. El área es conocida por tener cierta arenisca deteriorada, y además se han producido muertes anteriormente de víctimas que cayeron de los acantilados.

Advertisement

De ser así, las heridas fueron el resultado de una caída, un empujón o incluso un vehículo que podría haberla forzado a saltar. Si bien esta teoría puede parecer plausible al principio, una segunda lectura también ofrece demasiados agujeros.

Sí, podría haber sufrido fracturas en el cuello y moretones debido a una caída, pero no es muy probable que la pierna faltante haya sido el resultado de cualquier tipo de caída desde el acantilado.

Advertisement

Así llegamos a la teoría del asesinato, la más difundida conforme fueron pasando los años. Alguien atacó a la mujer y la dejó morir en el Pacífico, o la ahogó. Uno de los expertos mencionó que la joven habría tenido que tragar mucho para ingerir tanta arena, esto podría haber sucedido en la costa cuando alguien la ahogó, por ejemplo.

Advertisement

Lo cierto es que la teoría del asesinato parece el escenario más probable. Se sabía que Michelle vivía en un barrio peligroso con mucha delincuencia. Así que podría haberle sucedido cualquier cosa, antes de que su cuerpo fuera arrojado a los acantilados. Además, no hay una explicación racional de por qué el cuerpo estaba desnudo. ¿Cómo podría una víctima de tiburón, víctima de una caída de un acantilado o víctima de un ahogamiento accidental, quedar desnuda? No parece que tenga mucho sentido.

Imagen: Pixabay
Advertisement

Por cierto, el bolso de Michelle se encontró en la arena, en una zona muy transitada, a unos 3 kilómetros de su cuerpo. El bolso contenía llaves y dinero, y sería poco probable que nadie viera el bolso en 24 horas. Alguien podría haberla asesinado y luego haberlo plantado allí para que pareciera un accidente.

Uno de los sospechosos no oficiales fue un conocido, Edwin Decker. Decker originalmente le dijo a la policía que a Michelle le gustaba nadar desnuda, lo que podría ser cierto, o podría estar tratando de cubrir sus rastros de por qué su cuerpo fue encontrado desnudo. Sin embargo, Decker fue una de las personas que pidió que se volviera a examinar el caso de Michelle.

Advertisement

Sea como fuere, e independientemente de cuál sea el escenario, Michelle Von Emster murió de forma horrible y su explicación parece no tener visos de solucionarse. Parece claro que un depredador la atacó, aunque lo más difícil es saber la especie del mismo. [San Diego Reader, BuzzFeed, SanDiegoCity]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key