En un futuro no tan lejano es posible que, si se nos va la luz, no estemos buscando la linterna ni las velas, sino las gafas de visión nocturna. Además, es probable que estas gafas sean casi tan pequeñas y ligeras como unas convencionales. El responsable de este futuro es un nuevo chip de bajo coste creado por Raytheon que permite fabricar dispositivos para ver en oscuridad total.

La visión es posible porque el chip no amplifica la luz mediante lámparas de infrarrojos, sino que detecta la radiación electromagnética que proviene de los objetos midiendo su diferencia de temperatura. Esta función la desarrolla desde hace tiempo un instrumento denominado bolómetro. Lo que ha hecho Raytheon es miniaturizar radicalmente este instrumento hasta alcanzar un nivel cercano al de un pixel en una cámara convencional.

Cada chip está dotado de decenas de miles de esos microbolómetros que miden los niveles de calor y los convierten en una imagen en blanco y negro con mucha más calidad que las cámaras térmicas actuales. Cada microbolómetro tiene un tamaño de 17 micrones (también llamados micrómetros o micras).

Advertisement

El tamaño de los píxeles de una cámara actual de 16 megapíxeles con sesnsor APS-C, por establecer una comparación, es de 4,7 micrones según este interesante cálculo. Los microbolómetros aún no son tan finos, pero ya se acercan lo suficiente como para dar calidad de imagen.

La ventaja de estos chips es que su proceso de fabricación es parecido al de un microprocesador convencional, y muy barato. Los ingenieros de Raytheon aseguran que el chip puede ser utilizado en un amplio rango de dispositivos de bolsillo que sirvan para ver eficazmente en total oscuridad. La compañía lleva años fabricando y miniaturizando sistemas de visión nocturna con aplicaciones militares, y cree que este chip supondrá el boom definitivo de estos sistemas en el ámbito civil. [Raytheon vía Gizmag]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)