La última transformación de Goku en Dragon Ball Super

Akira Toriyama es uno de los ídolos de mi infancia, pero esta vez se ha marcado una licencia artística digna de George Lucas. Me explico. La revista Saikyō Jump ha publicado esta semana una jugosa entrevista con el creador de Dragon Ball, y entre otras cosas ha revelado que los Saiyans tienen sus propios midiclorianos.

Si estás siguiendo Dragon Ball Super, ya sea el manga o el anime, sabrás que en el Universo 6 de la saga todavía existen los guerreros Saiyan, y de hecho conservan su propio planeta y no son conquistadores despiadados como los Saiyans que conocemos. Pero quizá lo más sorprendente de estos nuevos personajes es que sean absurdamente poderosos y capaces de alcanzar su forma de superguerrero (o incluso de guerrero legendario al estilo Broly) a edades muy tempranas.

Bien, ¿cuál es su secreto? Toriyama ha explicado en la entrevista que no tiene que ver con una cuestión de entrenamiento ni de estar muy enfadado, sino con una diferencia a nivel celular entre los Saiyan y el resto de las personas. “Para convertirte en un Super Saiyan, tu cuerpo debe contener algo llamado células S (o S-cells)”, cuenta el maestro. “Una vez que alcanzas cierta cantidad de células S, un disparador como la ira puede aumentar explosivamente esa cantidad y producir un gran cambio en tu cuerpo: te convertirás en Super Saiyan”.

Kale en Dragon Ball Super

De acuerdo con Toriyama, la mayoría de los Saiyan tienen una pequeña cantidad de células S, pero Goku ha adquirido una gran cantidad de ellas porque, además de la experiencia en el campo de batalla, “tener un espíritu bueno es la mejor manera de aumentar las células S”. La mayoría de los Saiyans, como los del Universo 7, tienen problemas con esto (“por eso creo que ha pasado tanto tiempo desde la última vez que vimos guerreros Super Saiyan”, dice Toriyama) pero los Saiyans del Universo 6 son, de hecho, un pueblo pacífico y gentil.

Advertisement

Las células S también explican por qué los hijos de Goku son tan fuertes: Gohan y Goten han heredado un montón de células S de su padre, pero además tienen un buen corazón. “Y la facilidad de vivir en una atmósfera suave como la Tierra en comparación con la vida en el planeta Vegeta pudo ser ayuda”, añade Toriyama. Lo mismo ocurre con Trunks, aunque en este caso su padre tuvo que entrenar muy duro para romper la coraza de su corazón y alcanzar a Goku.

¿Te parece una explicación convincente? A mí me ha recordado demasiado al Episodio I de Star Wars, pero me gusta saber que el lore de Dragon Ball sigue creciendo bajo el ingenio del maestro Toriyama. Ojalá volviera a tener 11 años para disfrutar de la saga como antes. Por cierto, tienes la transcripción completa de la entrevista en este hilo de Reddit. [vía CómicBook]