Este es el fascinante proceso que acopla la cápsula Soyuz con la ISS

Scott Kelly ya se prepara para la misión que lo pondrá a bordo de la ISS durante todo un año. Este viernes se subirá a un cohete con una cápsula Soyuz encargada de transportarlo, sano y salvo, hasta la Estación Espacial Internacional. Pero ¿Cómo se produce ese viaje? Es algo más complejo de lo que parece.

Advertisement

Este vídeo del siempre genial Smarter Everyday explica, de la mano de uno de los responsables de la NASA, cómo es exactamente el proceso y da una ligera noción de los conocimientos, tanto físicos como orbitales, que hay que poner en juego para acoplar dos objetos entre sí que se mueven en torno a la Tierra a una velocidad de 76.000 kilómetros por hora.

El viaje desde el suelo, desde el momento de la ignición hasta el espacio es relativamente corto, sólo dura unos 9 minutos. El resto, aproximadamente una media hora, es lo que se tarda en acoplar ambas órbitas y ejecutar la maniobra de ajuste y acople de la Soyuz a la Estación Espacial Internacional.

¿Cómo se produce ese encuentro? Lo más normal es pensar que o bien el cohete sube directamente desde la tierra en una línea más o menos recta hasta que se encuentra de frente con la Estación Espacial Internacional o que va trazando una órbita con forma de espiral para acoplarse, de nuevo, a la estación.

El proceso real es un bastante más complejo y requiere de siete pasos intermedios. El primero es una órbita de inserción, la cápsula se eleva más allá de la atmósfera hasta que empieza a orbitar en torno la tierra. El segundo es trazar una órbita de transferencia de Hohmann. Básicamente, una transferencia de Hohmann consiste en ajustar mediante acelerones y trazando una elipse cambiar la órbita existente a otra un poco mayor. En la siguiente fase se ajustan al detalle las velocidades tanto de la cápsula como de la estación y, por último, con otro último acelerón, se consigue que las órbitas de ambas naves queden perfectamente alineadas.

Advertisement

Una vez conseguido, lo único que queda es dar una especie de frenazo y marcha atrás al o Fast & Furious para que la cápsula se voltee y quede mirando a la Estación. El proceso es relativamente automático, pero por si falla los astronautas también pueden dirigir manualmente el acople, algo parecido a lo que ocurre en Interstellar, de hecho.

En total, el proceso dura un 60 minutos. He dado paseos para comprar el pan que han durado más que eso.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)

Share This Story

About the author

Carlos Rebato

Managing Editor de Gizmodo en Español