Reconstrucción artística del Galagadon.
Imagen: Velizar Simeonovski, Field Museum

Un equipo de científicos han descubierto un tiburón de agua dulce del período Cretácico que tenía sus dientes con la misma forma que el icónico caza espacial Galaga. Sorprendentemente, los restos de este tiburón fueron encontrados en la misma pila de sedimentos donde estaba Sue, el fósil más grande y más completo de Tyrannosaurus rex que se ha encontrado jamás.

Este tiburón que acaba de ser descubierto es el Galagadon nordquistae, y nadó por los ríos Cretácicos de Dakota del Sur hace unos 67 millones de años. No era muy grande, medía entre 30 y 50 cm de largo, y seguramente recorría el lecho del río en busca de peces pequeños, caracoles y cangrejos, según la nueva investigación que han publicado en el Journal of Paleontology. Los científicos que descubrieron el Galagadon dijeron que está relacionado con los tiburones alfombra, como por ejemplo el tiburón wobbegong.

Todo lo que queda del Galagadon son dos docenas de pequeños dientes, que se encontraban en el mismo sedimento donde apareció Sue, el famoso esqueleto de T. rex. Los restos de este temible tiranosaurio fueron descubiertos hace 20 años en la Formación Hell Creek de Dakota del Sur. El sedimento sobrante, llamado matriz, no se desechó, sino que se guardó en el Field Museum de Chicago para su custodia. Recientemente, un equipo de científicos y voluntarios decidió echar un segundo vistazo a esta enorme pila de sedimentos de dos toneladas con la esperanza de encontrar algún fósil más, y demostraron que había sido una excelente idea.

Izquierda: Uno de los diminutos dientes fosilizados del Galagaon. Derecha: El caza estelar Galaga.
Image: Terry Gates/Gizmodo

Advertisement

Como ya hemos dicho, solo quedaban los dientes del Galagadon. Sus otras partes del cuerpo desaparecieron hace mucho, sobre todo porque el cartílago no se conserva bien. El paleontólogo Terry Gates, el autor principal del nuevo estudio y profesor de la Universidad Estatal de Carolina del Norte y sus compañeros, dedujeron el tamaño, la forma y el comportamiento del Galagadon al comparar sus dientes con otras especies de tiburones similares extintos y actuales.

“Afortunadamente, los dientes de tiburón de nuestro estudio indican una relación cercana con los tiburones alfombra, por lo que podemos inferir bastantes cosas de su estilo de vida”, dijo a Gizmodo Eric Gorscak, paleontólogo del Museo Field y coautor del nuevo estudio. “Los dientes suelen ser buenos indicadores de la dieta por razones obvias. Este tipo de reconstrucciones son más difíciles con otros animales extintos, como los dinosaurios no avianos, porque tienen demasiadas diferencias con sus animales análogos vivos”.

Advertisement

Los dientes del Galagadon tienen menos de un milímetro de diámetro, por lo que podrían haber sido pasados por alto fácilmente.

“Era tan diminuto que se nos podría haber escapado si no hubiésemos estado mirando con mucho cuidado”, dijo Karen Nordquist, una química jubilada y voluntaria que ayudó a encontrar los dientes. “A simple vista, parecía una pequeña protuberancia, hace falta un microscopio para poder verlo bien”.

Advertisement

Nordquist se quedó sorprendida por la forma de los dientes, le recordaban tanto a las naves espaciales de Galaga que sus compañeros decidieron bautizar al tiburón en honor del videojuego y de la propia Nordquist.

Los dientes de Galagadon encontrados.
Imagen: Terry Gates, NC State University

Advertisement

Como sugiere este hallazgo, el Galagadon y el T. Rex fueron coetáneos. El descubrimiento de un tiburón de agua dulce en esta parte del mundo, está desafiando el pensamiento convencional sobre el entorno que había en aquel momento en Dakota del Sur. Se creía que Sue vivió y murió cerca de un lago formado a partir de un río evaporado, pero la presencia del Galagadon sugiere que la región estaba conectada al mar, probablemente por un río, que permitió a los tiburones marinos moverse hacia el interior y desarrollar la capacidad para vivir en agua dulce.

“Puede sonar extraño hoy, pero hace unos 67 millones de años, la zona que hoy es Dakota del Sur estaba cubierta de bosques, pantanos y ríos sinuosos”, dijo Gates. “El Galagadon no se lanzaba a atacar a los T. rex, Triceratops o cualquier dinosaurio que se acercase al agua. Este tiburón tenía dientes preparados para atrapar peces pequeños o aplastar caracoles y cangrejos de río”.

Advertisement

El descubrimiento también es importante porque ayudará a los científicos a “comprender la diversidad y la dinámica potencial de los ecosistemas antiguos, especialmente cuando nos referimos a dinosaurios no avianos como el famoso Tyrannosaurus rex Sue”, dijo Gorscak. “Los tiburones descritos en nuestro artículo ayudan a comprender mejor la historia evolutiva de los tiburones alfombra actuales, un grupo de tiburones que vive actualmente en el sureste de Asia y Australia, pero ahora sabemos que existe un rango más amplio en sus millones de años de historia”.

Los futuros descubrimientos podrían arrojar más luz sobre el Galagadon y su hábitat, pero por ahora, haber descubierto un antiguo tiburón dentro del mismo sedimento en el que estaba Sue parece un tremendo hallazgo.

Advertisement

[Journal of Paleontology]