Lo que veis en la imagen es el último grito en escudos térmicos para naves espaciales. Se llama ADEPT (Adaptive Deployable Entry and Placement Technology) y acaba de pasar con éxito su primera prueba de temperatura a más de 1.100 grados Celsius.

ADEPT es la respuesta de la agencia a un problema de dos caras. Por un lado, cualquier nave que haga su reentrada en la atmósfera terrestre necesita de unos escudos térmicos muy resistentes, pero esos escudos suelen ser pesados, y el peso es crucial para aterrizar en la ténue atmósfera marciana.

Advertisement

En lugar de un escudo fijo, ADAPT es una cubierta de fibra de carbono que se despliega mediante un sistema mecánico, como un paraguas. El sistema acaba de probarse con éxito en el centro de investigación Ames de la NASA, en Silicon Valley.

ADAPT ha sobrevivido a una sesión frente a una instalación que genera las mismas condiciones de fuerza y temperatura que una entrada a la atmósfera marciana. En el proceso nos ha dejado esta hermosa foto en la que se aprecia el tejido al rojo vivo y la estela azulada de las partículas que va perdiendo al calentarse. [vía NASA]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)