Rascarse es una actividad realmente satisfactoria pero, en exceso, puede hacer que la sensaci√≥n de picor se incremente hasta extremos muy desagradables. Despu√©s de a√Īos de investigaci√≥n, un equipo de cient√≠ficos finalmente ha descubierto cu√°l es el mecanismo qu√≠mico que hace que rascarnos en exceso haga realidad ese dicho popular de que "es peor el remedio que la enfermedad".

Aunque est√° ampliamente documentada, la sensaci√≥n cut√°nea conocida popularmente como picor lleva muchos a√Īos desconcertando a los cient√≠ficos. Asociado a menudo con el dolor, no fue hasta la d√©cada de los 80 que cient√≠ficos alemanes finalmente pudieron separar oficialmente ambas sensaciones. Seg√ļn los estudios de H. O. Handwerker, el picor no es una forma leve de dolor, sino un proceso neurol√≥gico completamente diferente que desata reacciones bioqu√≠micas distintas.

Advertisement

¬ŅPor qu√© ocurre que, cuando nos rascamos una irritaci√≥n como la picadura de un mosquito, la sensaci√≥n desaparece temporalmente para volver con a√ļn m√°s intensidad? La respuesta la ha encontrado Zhou-Feng Chen, investigador en el Centro de Estudio del Picor (s√≠, existe, tal cosa) en la Universidad de San Luis, en Estados Unidos. El estudio acaba de publicarse en la revista Neuron.

El problema est√° precisamente en el dolor. Cuando nos rascamos, logramos desactivar brevemente las terminaciones nerviosas que env√≠an la se√Īal de picor a la m√©dula espinal. Desgraciadamente, tambi√©n provocamos una cierta dosis de dolor e inflamaci√≥n en la zona. Este dolor hace que se disparen los niveles de serotonina en la sangre.

La serotonina calma el dolor pero, a cambio, incrementa la sensación de picor que tratábamos de calmar. Chen ha logrado demostrar que la serotonina está directamente implicada en la sensación de picor mediante pruebas en ratones a los que se les inhibió la producción de este neurotransmisor.

Advertisement

Desgraciadamente, la serotonina es un neurotransmisor importante para no pocas funciones del organismo y su producción no puede interrumpirse sin provocar problemas más graves. Hay otras moléculas relacionadas con el picor cuya eliminación podría terminar con las sensaciones más agudas, pero siguen en proceso de investigación. Al final, solo queda tener paciencia con las picaduras de mosquito y utilizar calmantes cutáneos locales hasta que la ciencia nos ofrezca una solución definitiva. [Neuron vía Motherboard]

Foto: Shutterstock/Anton Gvozdikov

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)