La víbora verrugosa o Lachesis muta hace honor a su nombre. No canta. Foto: Wikimedia Commons

¬ŅCantan las serpientes? Seg√ļn una arraigada leyenda de algunas zonas de Centroam√©rica, hay una que s√≠. Se trata de la v√≠bora verrugosa. Un grupo de expertos en serpientes ha desmontado por completo la leyenda. El supuesto canto de la serpiente en realidad pertenece a una nueva especie de rana.

Durante mucho tiempo los habitantes de las zonas selv√°ticas de Colombia, Bolivia, Ecuador y Per√ļ hablaban de una serpiente que cantaba en un tono apagado, casi como susurrando. Curiosamente, el nombre del reptil es Serpiente de Cascabel Muda (Lachesis muta) y su nombre ha resultado premonitorio, porque no emite canto alguno. El sonido proviene de dos especies de rana arbor√≠cola extremadamente raras: la Tepuihyla tuberculosa y la Tepuihyla shushupe.

Esta √ļltima es una nueva especie que de hecho ha recibido su nombre de la serpiente a la que ha ‚Äúrobado‚ÄĚ el canto. (la Serpiente de Cascabel Muda recibe diversos nombres populares como cuaima, pucarara, cascabel pua, matacaballo o shushupe).

Advertisement

Aspecto de la nueva rana descubierta en Centroamérica. Foto: Pablo Venegas

Aunque la víbora verrugosa sea muda después de todo, sigue siendo una de las serpientes más notables del mundo. Ostenta el récord de mayor longitud en una víbora, y es una de las serpientes venenosas más grandes del mundo, solo por debajo de la Cobra Real.

Advertisement

En cuanto a la leyenda, hay algunas especies de cobra que emiten algo parecido a un gru√Īido cuando se sienten amenazadas. Otros ofidios realizan un ruido con la cloaca (literalmente, se tiran pedos) como se√Īal de advertencia, pero nada tan sofisticado como el canto de las peque√Īas ranas Tepuihyla. [v√≠a LiveScience]