Imagen: Tim Gallagher / NOAA

El terror de muchos pasajeros no pasa de algo simplemente molesto (y en la mayoría de los casos no peligroso) para un piloto. Hablamos de las sacudidas de aire en un avión que provocan el temor. Si los pilotos no están preocupados es porque saben con antelación a lo que se enfrentan.

Y es que las turbulencias son algo normal y rutinario en un vuelo en avi√≥n. De hecho, se podr√≠a decir que pr√°cticamente todos los vuelos experimentan alg√ļn grado de aire √°spero, ya sea una r√°faga liviana o m√°s violenta. En la mayor√≠a de ocasiones es ligera y, en el peor de los casos, ligeramente molesta. ¬ŅC√≥mo la detectan los pilotos antes que el resto de los pasajeros?

En primer lugar por las previsiones meteorológicas, las cuales proporcionan estimaciones sobre cuando podría darse una turbulencia. En cualquier caso, ni siquiera así es una garantía de que la ruta vaya a ser turbulenta, al igual que no lo es la indicación de que no vaya a existir durante un viaje.

Dicho esto, la turbulencia m√°s com√ļn es la denominada como CAT (Clear Air Turbulence), probablemente la que m√°s hemos experimentado en un avi√≥n. Se define como aquella que se produce en la atm√≥sfera libre de fricci√≥n, es decir, que se produce por encima de los 9 mil metros y no est√° asociada a nubes c√ļmulos y cumulonimbos.

Imagen: AP

Advertisement

Como explica el piloto Joe Shelton en Quora, las turbulencias pueden ser generalizadas y muy localizadas. Por lo general, se detectan o esperan en una de las siguientes tres formas:

Con nubes c√ļmulos: si las nubes son altas y verticales o est√°n creciendo, entonces hay una buena probabilidad de que haya turbulencias alrededor. Cuanto m√°s altas son las nubes y m√°s r√°pido crecen, peor es la posible¬†turbulencia. El peor ejemplo de ello ser√≠a una tormenta el√©ctrica. La turbulencia dentro de una tormenta el√©ctrica puede desgarrar un avi√≥n.

En días calurosos: los días cálidos y especialmente calurosos significan que el aire caliente está aumentando y el aire recíproco y frío está descendiendo. Dicho de otra forma, es la receta perfecta para las turbulencias. Dependiendo de la temperatura y la altitud de la aeronave, la turbulencia puede ser muy incómoda.

Advertisement

El viento: el √ļltimo elemento que indica a los pilotos la posible aparici√≥n de las turbulencias es el m√°s obvio: el viento. Especialmente a trav√©s de las monta√Īas creando en ocasiones peligrosas r√°fagas.

No obstante, el mismo Shelton recuerda que con muy pocas excepciones, en su mayor parte las turbulencias no son peligrosas para los aviones. Los pilotos saben cómo manejarlas, normalmente reduciendo la velocidad del avión y/o cambiando la altitud. [Quora vía Mental Floss]