En esta historia existieron varios momentos surrealistas, aunque probablemente el colmo se tuvo que vivir en el interior de los juzgados. Durante varias semanas los jueces tuvieron que dirimir si los mu√Īecos que ten√≠an delante parec√≠an humanos. S√≥lo as√≠ pudieron dictaminar que los X-Men no son de este planeta.

El relato se remonta al a√Īo 1993, momento en el que los abogados Sherry Singer e Indie Singh encontraron una disposici√≥n muy interesante para uno de sus clientes. Se trataba de un libro de clasificaciones arancelarias federales donde explicaban la diferencia entre ‚Äúmu√Īeco‚ÄĚ y un ‚Äújuguete‚ÄĚ de cara a los impuestos.

Advertisement

Resulta que un ‚Äúmu√Īeco‚ÄĚ s√≥lo pod√≠a ser una representaci√≥n de un humano, por ejemplo una Barbie o Ken. En cambio, un ‚Äújuguete‚ÄĚ inclu√≠a cualquier otra cosa como un robot, un monstruo, un demonio‚Ķ cualquier cosa no humana. Normalmente esto no dejar√≠a de ser un tecnicismo, pero resulta que hab√≠a una gran diferencia marcada entre un mu√Īeco y un juguete de cara al fisco.

¬ŅC√≥mo? Cuando una empresa importa una mu√Īeca para vender en los Estados Unidos, esta se gravan en un 12%, mientras que los juguetes se ubican en 6.8%. As√≠ fue como los abogados observaron que tal distinci√≥n podr√≠a ser un gran beneficio financiero para su cliente: Marvel Entertainment, quienes a su vez ten√≠an una participaci√≥n de propiedad en ToyBiz.

Estudio de un juguete no humano

Advertisement

Durante a√Īos Marvel hab√≠a estado importando sus figuras de acci√≥n como mu√Īecos, y lo hac√≠a a pesar de que la mayor√≠a de sus personajes dif√≠cilmente podr√≠an clasificarse como humanos. Fue as√≠ como los dos abogados se presentaron en la oficina de Aduanas en Washington con una bolsa llena de figuras de acci√≥n para convencer al gobierno de que Marvel no importaba mu√Īecos humanos, sino juguetes no humanos.

La batalla legal se intensific√≥ durante una d√©cada, con los jueces mirando a varias figuras de Marvel (adem√°s de los X-Men) para decidir si los personajes individuales eran o no humanos. La escena nos la podemos imaginar: un grupo de profesionales de la abogac√≠a estudiando minuciosamente los mu√Īecos de Wolverine, Xavier o Spider-Man, todos intentando teorizar sobre las ramificaciones filos√≥ficas del ser humano para contrastarlas con aquellos juguetes.

De hecho, los documentos oficiales de la corte se hicieron p√ļblicos. Gracias a ellos podemos imaginarnos el nivel de surrealismo que se vivi√≥:

La figura de ‚ÄėKingpin‚Äô se parece a un hombre con un traje que lleva un bast√≥n. No hay nada en el argumento que indique que Kingpin posee poderes sobrehumanos. Sin embargo, Kingpin se sabe que tiene una gran fuerza (aunque la alcanz√≥ ‚Äúnaturalmente‚ÄĚ) y la figura en s√≠ tiene un cuerpo grande y robusto, con una cabeza desproporcionadamente peque√Īa y unas manos desproporcionadamente grandes.

Todo indica que la figura est√° dise√Īada para comunicar la naturaleza legendaria y extra√Īa del personaje. Aunque los ‚Äúmu√Īecos‚ÄĚ pueden ser caricaturas de los seres humanos, la corte es de la opini√≥n de que la monstruosidad de la apariencia de la figura junto con la legendaria historia de ‚ÄúSpider-Man‚ÄĚ a la que pertenece no garantiza que la figura represente a un ser humano.

Advertisement

Finalmente en el a√Īo 2003 Singer y Singh convencieron a la jueza Judith Barzilay de que los personajes de Marvel no son lo suficientemente humanos como para merecer la tributaci√≥n de un mu√Īeco. As√≠ fue como la corte declar√≥ que:

Los personajes son m√°s que humanos. Estos personajes fabulosos usan sus poderes f√≠sicos y ps√≠quicos extraordinarios y antinaturales en el lado del bien o del mal. Las formas y caracter√≠sticas de las figuras, as√≠ como sus trajes y accesorios, est√°n dise√Īados para comunicar tales poderes .

Advertisement

As√≠ fue como todo el universo de Marvel se catalog√≥ como ‚Äúno humano‚ÄĚ por un Tribunal Federal de Estados Unidos. Una circunstancia que dio origen a un nuevo problema: los fans enfadados por semejante falacia. Marvel tuvo que salir al paso con una declaraci√≥n para calmar las aguas donde explicaban lo siguiente:

Que no se preocupen los fans de Marvel, nuestros h√©roes est√°n viviendo y respirando como seres humanos, aunque como seres humanos que tienen habilidades extraordinarias ... La decisi√≥n de que las figuras de X-Men tienen caracter√≠sticas ‚Äúno-humanas‚ÄĚ solo demuestra que nuestros personajes tienen poderes especiales fuera de este mundo.

Una declaración tan surrealista como el propio caso que lo originó. [RadioLab vía MentalFloss]