Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado

Cuando hablamos de películas o series de ciencia ficción espacial a menudo nos viene a la cabeza una nave espacial específica que es casi como un protagonista más de la trama. ¿Es posible saber qué tipo de show vamos a ver examinando solo la nave? Esta simpática infografía ofrece algunas claves.

Advertisement

El poster es obra de nuestro compañero de Jalopnik Jason Torchinsky, y obviamente tiene más de festivo que de científico, pero bajo el capó no deja de tener algunos tópicos muy ciertos. Hay naves que ya te hacen sospechar que estás ante un drama espacial en un futuro cercano, y otras que ya sabes nada más verlas que vas a asistir a una Space Opera sin el más mínimo criterio científico. Las categorías que contempla Torchinsky son:

  • Clase 0: Cohetes de aspecto retro. Puedes verlos en Flash Gordon o Buck Rogers. Si no son obras clásicas puedes esperar buenas dosis de comedia y muy poco respeto por la ciencia.
  • Clase 1: Naves reales o cuasireales. Aparecen en películas como Apolo 13, Marooned o Gravity y o son naves reales que el hombre ha construido, o se le parecen mucho. Ya sabes que vas a ver un drama espacial bastante realista o incluso histórico. Si es en el futuro es en un futuro cercano.
  • Clase 2: Nave modular de anillos. Desde Interstellar a 2001 o Lost in Space, las películas con estas naves que simulan gravedad transcurren en un futuro mas o menos cercano y las cosas suelen acabar mal para la tripulación.
  • Clase 3: Nave de diseño consistente. Básicamente esta categoría es Star Trek. La tecnología de la que hablan no existe, pero intenta esmerarse en la parte científica. Las naves tienen diseños minimalistas pero con mucha personalidad y están llenas de detalles de ingeniería.
  • Clase 4: Todo vale con máximo detalle. Si estás ante una nave descomunal, atiborrada de antenas, puertos, cañones y detalles extravagantes sabes que estás ante una de esas Space Operas en las que la tecnología es básicamente indistinguible de la magia. Relájate y disfruta. Alien, el MCU o Star Wars son buenos ejemplos.
  • Clase 5: Crucero espacial de lujo. Más que películas de Ciencia-Ficción, son dramas de personajes con un trasfondo espacial que importa bastante poco. Podría ser en el mar igualmente. El espacio es solo una fuente más de peligros y aventura. Fifth Element, Avenue 5 y Passengers entran dentro de esta categoría.
  • Clase 6: Platillo gigante. Si sale una de estas naves hay muchas probabilidades de que la acción transcurra en la Tierra y la nave se dedique solo a flotar amenazante y destruir una ciudad de vez en cuando. Independence Day, District 9 o War of The World son ejemplos perfectos.
  • Clase 7: Nave simple o biomórfica. A menudo misteriosas e imposibles de entender para el ser humano. Estas naves son típicas en películas de ciencia ficción con abundante filosofía y preguntas existenciales. Arrival o 2001 entran en esta categoría.
Advertisement
Ilustración para el artículo titulado

Por supuesto, las categorías son permeables. En Star Trek a menudo salen naves de Clase 7. 2001 mezcla clase 1 y clase 7, y Star Wars las mezcla prácticamente todas con alegría. En este este enlace tienes una versión más grande de la infografía.

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter