Image: Getty

Para los amantes del queso azul y similares es posible que les resulte sencillo identificar si el alimento está para tirar, sin embargo, para otros puede resultar más complicado, al fin y al cabo, se trata de un tipo de queso entre cuyas características se incluyen manchas de moho verdoso.

Para identificar uno que no debemos comer la experta en quesos Carie Wagner da una serie de claves. El buen queso azul debe tener una especie de venas de color azul verdoso y un cuerpo de color crema blanco. También se supone que el queso azul es intenso y fuerte, por tanto, “si el olor que te golpea primero cuando abres el plástico es comparable al amoniaco, no pasa nada”, explica Wagner.

Advertisement

En cambio, si encuentras una especie de manchas de moho gris o negro, o manchas brillantes de color rosa o amarillo, son claros indicios de que tu queso azul debería estar en la basura. Además, el queso que es viscoso o su textura se ha endurecido, el que ya está seco, también es probable que se haya echado a perder.

No obstante, si continúas teniendo dudas y no acabas de ver claro algunas de estas pistas en el queso, sigue tu sentido común. Como explica la experta , “al igual que con la mayoría de los alimentos, la manera más fácil de saber si el queso azul es seguro para comer es usar los sentidos y el juicio básico”. Así que si esa última pieza de la nevera se ve un poco descolorida o huele raro, probablemente no deberías comerla. [The Takeout]