Tenemos que confesarlo: el tráiler ayer de Jurassic World nos ha dejado con una buena dosis de nostalgia en las venas. Para los que somos hijos de la década de los 90, Jurassic Park fue una de esas películas inolvidables que te acompañan durante la infancia y buena parte de la adolescencia. Por eso es una buena oportunidad para recordar la que probablemente es una de las escenas más míticas del film: el vaso de agua que vibra según se acerca el T-Rex.

En realidad, y aunque pocos lo saben, Spielberg llevaba soñando con una película de Jurassic Park incluso antes de la publicación del libro. El motivo es que compartía set de rodaje con Michel Crichton en ER (Urgencias). Crichton es autor de la novela original en la que se basa la película y del guión de ER.

El director conocía por tanto bastantes detalles del mismo. La historia tenía una isla, aventuras y dinosaurios. Era la receta perfecta. Ya desde esas primeras aproximaciones el propio Spielberg comenzó a idear la escena de un vaso con agua que se mueve según se aproxima un bicho gigante.

Un par de años después y ya inmersos en la grabación de la película, llegó el momento de hacer la escena en cuestión. Sólo había un pequeño detalle: Spielberg estaba empeñado en que las ondas en el vaso tenían que ser concéntricas. Durante el rodaje, y mientras el director conducía al ritmo de Earth, Wind & Fire, observó como los bajos de la música movían el café que tenía en el reposavasos.

Poco más tarde, Michael Lantieri, supervisor de efectos especiales, dio con el método adecuado. Conectaron una guitarra con un cable al punto justo del salpicadero que estaba bajo los vasos de agua. Cada vez que tocaban una cuerda, voilá, aparecía el efecto.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)