Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Espa√Īol

Hace un par de d√≠as lleg√≥ a casa la nueva encimera de cocina. ¬°Bien! La puse en su sitio muy contento, med√≠ el hueco que hab√≠a que abrir para alojar la vitrocer√°mica, y entonces record√© que mi √ļnica herramienta de corte es una pat√©tica sierra de calar de Ikea. Hab√≠a que comprar una nueva, y r√°pido.

Advertisement

Las prisas no son buenas consejeras, y mucho menos cuando se juntan con una buena dosis de ignorancia. No entiendo mucho de sierras de calar, así que me fijé un presupuesto máximo (80 euros) y supuse que todas las herramientas de ese importe son más o menos iguales. Al lado del modelo que elegí, desde el móvil y sin abrir la imagen, había una de esas exóticas frases que supuse que era simple marketing: Nano Blade.

Al día siguiente llegó la sierra a casa, la abrí y me encontré con esto.

S√≠, la cadena exterior se mueve como la de una motosierra. Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Espa√Īol

Advertisement

Pero qué demonios...

Lo que hab√≠a comprado parec√≠a una sierra de calar, pero su hoja ten√≠a el aspecto de algo que solo puedo definir como una motosierra en miniatura. Tras una breve b√ļsqueda confirm√© que se trata de un nuevo tipo de hoja presentada por el fabricante alem√°n Bosch a mediados de 2017. Es relativamente reciente en las ferreter√≠as, pero si est√°s pensando en comprar una sierra para cortar madera es una alternativa muy interesante.

Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Espa√Īol

Advertisement

Es hora de confesar un peque√Īo detalle: aunque adoro el bricolaje, odio a muerte las sierras de calar o de vaiv√©n. La raz√≥n es que nunca consigo que el corte sea limpio o recto. La hoja se dobla, se desv√≠a, y lo que deber√≠a ser una l√≠nea recta acaba asemej√°ndose a una carretera comarcal despu√©s de un terremoto. La sierra caladora de Ikea es especialmente funesta, pero tampoco he logrado un buen resultado con otras de marcas m√°s conocidas y de mejor calidad. Falta de t√©cnica, supongo.

Cero vibraciones

El problema de las sierras de calar o de vaivén es que, por su propio método de funcionamiento, vibran como locas y hace falta mucha fuerza para mantener el corte bajo control, sobre todo en tablas gruesas y cortes largos. Las Bosch Nano Blade eliminan de raíz el problema. No es que vibren poco, es que no lo hacen en absoluto.

Advertisement

GIF: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Espa√Īol

El segundo detalle importante es que no hace falta taladrar un agujero para introducir la hoja. Ella misma pueden abrirse camino en la madera para que las esquinas queden perfectas. Por lo dem√°s, la Easy Cut 50 pesa solo 1,7 kilos, tiene 500 vatios de potencia y corta tablas de un espesor de hasta 50mm y en un √°ngulo m√°ximo de 45 grados. Todo lo que puede necesitar un aficionado al bricolaje medio.

GIF: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Espa√Īol

Advertisement

Repuestos muy caros

No todo va a ser positivo. La pega de las Nano Blade es que te ata a una tecnología de corte completamente propietaria. No existen hojas de ese tipo de otros fabricantes, y las originales son muy caras (25 euros) comparadas con las hojas de vaivén de toda la vida.

Por otra parte, el corte, aunque preciso, es muy grueso. Cada línea de corte con la Nano Blade mide cerca de 2mm. No debería ser mucho problema, pero mejor saberlo de antemano.

Advertisement

Si eres un experto en bricolaje ya breado en las artes del corte con sierra y con brazos como jamones probablemente las Nano Blade te parezcan una tontería, pero si no sabes tanto sobre cortar madera, o tus brazos tiemblan después de media hora luchando a muerte con una encimera, el nuevo invento de Bosch te va a hacer muy feliz. También despertará en ti unas inusitadas ganas de cortar cosas. La Bosch Easy Cut 50 cuesta alrededor de 80 euros. Existe una versión más potente y de hoja más larga llamada Advanced Cut 50 que cuesta 125.

Foto: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Espa√Īol