Para afrontar debidamente la idea de viajar por el espacio no basta con reunir muchos víveres, agua y aire en una nave espacial. Necesitamos encontrar maneras de recrear nuestro ecosistema natural en un ambiente cerrado. Julian Melchiorri es un estudiante en el Royal College of Art de Londres, y acaba de crear un material que podría facilitar mucho esos viajes interestelares: una hoja sintética funcional.

Advertisement

El problema con las hojas naturales es que las plantas no crecen en gravedad cero, y no florecen ni se desarrollan igual a bordo de una nave espacial. El invento de Melchiorri podrĂ­a garantizar una producciĂłn de oxĂ­geno constante sin necesidad de cargar incontables tanques de oxĂ­geno lĂ­quido. Su idea, de hecho, era crear una hoja capaz de sobrevivir a los rigores del espacio y seguir funcionando.

Para su creación, Melchiorri ha extraído cloroplastos naturales, que son los orgánulos responsables de la fotosíntesis en las células vegetales, y las ha encapsulado en una solución de proteínas de seda. Basta humedad en al aire y luz para que las hojas generen oxígeno como las naturales. El material no solo podría facilitar los viajes largos en el espacio. También sirve para desarrollar nuevos filtros de aire y sistemas de producción de oxígeno, aquí en La Tierra. Es un proyecto que aún necesitaría una validación científica completa, pero un buen comienzo. [Dezeen vía Newlaunches]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)