Los lectores o captadores de huellas dactilares son uno de los métodos biométricos de identificación más populares. En unos dos años, además, no solo tendrán más precisión, sino que serán casi imposibles de burlar gracias al uso de ultrasonidos.

Todos los sensores de huellas actuales leen la superficie del dedo en dos dimensiones, como si tomaran una foto a muy alta resolución. Eso hace que sea relativamente sencillo burlar sus sistemas mediante una falsificación. Para los dispositivos menos avanzados basta a veces con una mera foto de la huella. A los más correosos se les puede burlar con una réplica de silicona o materiales similares.

Un equipo de investigadores del grupo de sensores y actuadores de la Universidad de Berkeley, en California, ha creado un nuevo tipo de sensor al que no se puede engañar con métodos tradicionales. La razón es que lee la huella dactilar mediante ultasonidos con una tecnología similar a la utilizada en las ecografías del vientre materno, pero reducida a un minúsculo chip. El chip solo consume 1,8 voltios y ya está disponible para ser instalado en cualquier dispositivo. Sus creadores, de hecho, llevan desarrollándolo desde 2007, y han convertido el proyecto en una empresa que ya ofrece los chips en el mercado. Comenzaremos a verlos en gadgets en un plazo de alrededor de dos años.

La ventaja de usar ultrasonidos es que estos no solo leen los pliegues superficiales de la huella dactilar. Resulta que nuestras huellas dactilares también tienen una forma característica en las capas internas de la piel. El escáner registra también esas capas. Aparte de que solo funciona en un dedo vivo, el lector es imposible de burlar mediante una foto o un molde de silicona.

Advertisement

Por supuesto, esto no quiere decir que el nuevo sensor sea completamente infalible, pero al menos añade una capa extra de seguridad a los ya existentes que será muy bienvenida en algunos sectores. [Universidad de Berkeley vía Phys.org]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)