Image: Poster Wizard

Ocurrió hace unos días al caer la noche. Djeneba Diarra, una pequeña de tan solo cinco años, estaba durmiendo en el patio de su casa con su madre y su hermana cuando un grupo de hombres armados se la llevaron. El final de la cría fue terrible, aunque lamentablemente no es un hecho aislado.

Aquella noche, los secuestradores treparon una pared sobre las 3 am con la niña a cuestas mientras su madre intentaba perseguirlos. Finalmente, esta regresó para proteger a su otra hija de dos años, quien también tiene albinismo. La familia vive en el pueblo de Fana, a unos 78 kilómetros al norte de Bamako, la capital de Malí.

Advertisement

Cuando la madre llego hasta la pequeña de dos años, corrió gritando pidiendo ayuda. Uno de los primeros en aparecer fue Oumar Diakite, un maestro local, quien organizó rápidamente las labores de búsqueda: “Buscamos a la niña en todas partes, pero sabíamos que no había mucho que hacer. Finalmente encontramos su cuerpo junto a una mezquita, pero no tenía cabeza”.

Image: Niño con albinismo (Wikimedia Commons)

La policía tiene bastante claro que el secuestro y la decapitación fue un asesinato ritual para cosechar partes del tronco de Diarra, porque al ser albina se dice que tienen propiedades mágicas. Para Mamadou Sissoko, activista y secretaria general de la Federación de Asociaciones de Personas con Albinismo en África Occidental, este es una caso más de la triste realidad que viven en algunas zonas de África:

Exigimos justicia. Su cabeza fue tomada. Este es un crimen ritual. Cada vez que hay elecciones nos convertimos en presas para las personas que quieren hacer sacrificios rituales. Esta no es la primera vez ni la última que sucede en Fana, el estado debe asumir la responsabilidad de estas atrocidades.

Advertisement

En realidad, este ritual abominable no ocurre solo en Mali. En muchos países de África como Mozambique, Tanzania, Zimbabwe o Malawi se busca a los albinos para rituales destinados a generar riqueza y éxito. Decenas de albinos son atacados y asesinados cada año para estos fines.

Image: AP

Hace un año Amnistía Internacional emitió un duro informe donde encontró “un fuerte aumento de los abusos de los derechos humanos contra las personas con albinismo, incluidos secuestros, homicidios y robos graves cometidos por individuos y bandas criminales” en Malawi. Según dicho informe, al menos 18 albinos habían sido asesinados, cinco habían sido secuestrados y seguían desaparecidos, y existían 69 casos conocidos que involucraban a albinos en casos sin resolver.

Advertisement

El informe también sugería que la pobreza generalizada en el país juega un papel importante en los crímenes contra los albinos. Y es que, aunque cueste creerlo, algunas personas piensan que pueden vender partes del cuerpo a aquellos que creen en sus llamadas propiedades mágicas. ¿Por qué?

Mitos y supersticiones al albinismo

Image: Cartel de sensibilización contra el prejuicio de los albinos en África (Wikimedia Commons)

Advertisement

El origen de estas terroríficas creencias, rituales africanos e ideas espirituales sobre el albinismo ha existido durante muchas generaciones, aunque posiblemente en los últimos años los “brujos” o chamanes han ido un paso más allá, enseñando ideas acerca de la promesa de riqueza, éxito y poder cuando el cabello albino o sus extremidades se usan en una poción como parte de las prácticas de brujería.

Sus “enseñanzas” han dado como resultado un baño de sangre: infanticidio, secuestro, amputación y decapitación, incluso tumbas desenterradas y profanadas, crímenes cometidos con el propósito de suministrar partes del cuerpo muy valiosas usadas para amuletos, que luego se venden en el mercado underground de la brujería. 

También son asesinados por la razón opuesta, porque se presume que están malditos y traen mala suerte. Los albinos se consideran “fantasmas y no seres humanos, que pueden borrarse del mapa global”, perseguidos como demonios o personas que traen un mal augurio o sufren de una maldición. En algunas comunidades se cree que el contacto con ellas traerá mala suerte, enfermedad o muerte.

Advertisement

Image: AP

Como resultado de ello, la población albina vive con angustia y agonía, ya que deben estar protegidos en todo momento y, a menudo, vivir en un estado de soledad simplemente para proteger sus propias vidas y evitar ser cazados como si fueran animales.

Según Navi Pillay, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, debido a la exclusión social y educativa que a menudo se da en los albinos, hay niveles de educación muy bajos, por lo que carecen de herramientas sociales y económicas para vivir vidas productivas.

Advertisement

El albinismo es un trastorno hereditario genético que deja la piel, el cabello y los ojos con una ausencia parcial o total de pigmentación. Los albinos también pueden sufrir problemas de visión y tienen un mayor riesgo de contraer cáncer de piel.

Sea como fuere, en el último informe de las Naciones Unidas se venía a decir que su condición no es tan importante para su futuro, si la violencia contra los albinos persiste, podrían desaparecer para siempre. [Wikipedia, DailyMail, Amnistía Internacional]