Se le conoce coloquialmente como The Boneyard y es el “cementerio” de aviones militares más grande del mundo, ubicado en Tucson, Arizona, EE.UU. Alberga más de 4.400 viejas aeronaves en una gigantesca superficie de más de 10 km. cuadrados. Aquí se almacenan, se aprovechan sus piezas y se les deja descansar para siempre en mitad de la nada.

Este cementerio sirve a la vez de museo improvisado del pasado bélico de EE.UU. Un pasado que ayuda a entender también el presente. En el 309th Aerospace Maintenance and Regeneration Group (AMARG), el nombre oficial del lugar, hay de todo: aviones que transportaron a presidentes, cazas abatidos por el enemigo durante guerras en medio mundo y hasta un avión comercial de la antigua Trans World Airlines (TWA) secuestrado en 1969.

F-4 Phantoms alineados

Este enorme complejo se creó en 1946 para albergar aviones tras la Segunda Guerra Mundial. En los siguientes años se fue poco a poco ampliando como un gigantesco almacén y cementerio donde van a parar todo tipo de aparatos fuera de servicio. Un extraño recordatorio físico de las guerras del pasado. Y de las que, desgraciadamente, aún están por llegar.

Advertisement

El fotógrafo de la agencia Associated Press Matt York visitó recientemente el Boneyard. Estas son sus impresionantes imágenes:

Varios Lockheed C-5 Galaxy

Advertisement

Uno de los pocos aviones de pasajeros del cementerio, un Boeing 707 de la TWA

Fue secuestrado en 1969 por el Frente Popular para la Liberación de Palestina creyendo que el entonces embajador de Israel en la ONU, Yitzhak Rabin, iba a bordo. Cuando descubrieron que no era así, los secuestradores volaron a Siria y liberaron a todos los pasajeros excepto a dos ciudadanos israelíes. Luego hicieron explotar la cabina justo después de que los rehenes lograran desembarcar.

Advertisement

Aviones de carga C-130

Operarios del cementerio retiran los raíles para misiles de un F4 Phantom

Advertisement

Un helicóptero Sikorsky VH-34 Choctaw que transportó al presidente Eisenhower

Avión Lockheed LC-130 que se estrelló durante una misión de la marina estadounidense en la Antártida

Advertisement

Decenas de F-16 Fighting Falcons recubiertos de pintura protectora

Dos Grumman F-14 Tomcat que derribaron a dos MiG-23 Libios en enero de 1989

Advertisement

Mensajes de despedida escritos en la cabina de un C-5 Galaxy

Un operario cubre de pintura protectora un F-18

Advertisement

Una visión del Boneyard desde lo alto de un Lockheed C-5 Galaxy Cargo

Operarios trabajan en desmantelar un F4 Phantom

Advertisement

Varios Boeing Vertol CH-46 Sea Knights alineados

Y también Lockheed MC-130H Hercules

Advertisement

La cabina de un Lockheed KC-130R Hercules de 1974

Aviones Northrop T-38 Talon de entrenamiento de las fuerzas aéreas estadounidenses

Advertisement

Aviones C-130 Hercules

Otro Boeing Vertol CH-46 Sea Knight abandonado para siempre

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)