La sonda Rosetta ha estado estudiando de manera intermitente los misterios del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko desde mediados del año 2014, y ahora han confirmado uno de sus mayores misterios: ¿por qué tiene esa forma tan peculiar que recuerda a un patito de hule o goma?

Advertisement

La ESA por fin ha podido responder esta pregunta, confirmando una de sus teorĂ­as: el cometa 67P se formĂł al colisionar a una velocidad muy lenta dos cometas distintos, en los primeros dĂ­as de nuestro Sistema Solar.

Originalmente la ESA manejaba dos teorĂ­as con respecto a la forma del 67P: o se debe a la colisiĂłn de dos cometas distintos, o se debe a la erosiĂłn que ha sufrido el cometa. La primera teorĂ­a ha resultado ser la certera.

Advertisement

Para confirmarlo han estudiado al detalle las imágenes enviadas por Rosetta desde el 6 de agosto de 2014 hasta el mes de marzo de 2015, analizando las distintas capas de materiales que se ven en el núcleo del cometa:

“Queda claro, gracias a las imágenes, que los materiales de ambas partes del cometa están organizadas en capas distintas, y creemos que esto sucede a lo largo de toda la superficie del cometa. Es algo como las capas de una cebolla, solo que hemos descubierto que se trata de dos cebollas que crecieron en lugares diferentes y luego de fusionaron en una sola”.

La sonda Rosetta aún continúa revelando nuevos datos sobre este cometa, incluyendo la existencia de su propio clima y ciclo de agua. Esto es importante porque nos ayuda a conocer un poco más el inicio de nuestro Sistema Solar, y la formación de los cometas. [vía ESA]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)