Científicos de la NASA descubrieron que la gran mancha roja de Júpiter podría ser producto de los rayos ultravioleta del Sol en combinación con los químicos de su atmósfera. Estos datos refutarían la teoría que afirma que la mancha es causada por la conjunción de elementos que se encuentran debajo de sus capas de nubes.

Advertisement

Este descubrimiento fue posible gracias a los datos obtenidos por la sonda Cassini en su paso por Júpiter en el año 2000. Desde entonces, los investigadores han estado experimentando con gases de amoníaco y acetileno, que sabemos existen en el planeta. Al exponer estos elementos a luz ultravioleta para simular el efecto del sol, obtienen un material de color rojo, muy parecido a la mancha roja de Júpiter.

Inicialmente, se pensaba que la mancha del astro provenía de la conjunción de elementos debajo de sus capas de nubes. Sin embargo, los científicos hicieron pruebas con esos compuestos también y el resultado fue un material de color verde. Así se dieron cuenta que la altitud también es parte importante del fenómeno.

El equipo de investigación piensa que las grandes alturas permiten y mejoran el enrojecimiento, ya que se encuentran expuestos a mucha más luz ultravioleta proveniente del sol. Además, la forma de vórtice de la mancha confina las partículas, evitando que escapen.

Advertisement

El planeta está compuesto de gases, en su mayoría hidrógeno y helio. Los científicos están interesados en entender qué combinaciones de elementos son responsables de los colores vistos en las nubes de Júpiter, para entender sus reacciones y composición. Este es uno de los primeros pasos. [vía NASA]

Imagen: NASA/JPL-Caltech/ Space Science Institute

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)