La anguila eléctrica es uno de los pocos peces capaces de generar electricidad. Hasta ahora se suponía que las anguilas utilizaban esa inusual facultad para defenderse o cazar, pero no se conocía cómo empleaban su electricidad exactamente. Un estudio realizado en la Universidad de Vanderbilt, en Nashville, ha revelado las refinadas e inquietantes técnicas de caza de las anguilas eléctricas.

Resulta que las anguilas no solo son capaces de liberar descargas de hasta 600 voltios para aturdir o incluso matar a otros peces. También son capaces de modular su electricidad en descargas controladas que emplean para controlar los músculos de sus presas en contra de su voluntad y dirigidas hacia una muerte segura.

Advertisement

Los experimentos comenzaron analizando el voltaje y frecuencia de los pulsos eléctricos que emiten las anguilas al cazar en su medio natural. Resulta que estos depredadores emiten sus descargas en una frecuencia que interfiere con los sistemas nerviosos de sus presas, estimulando las neuronas motoras y provocando movimientos involuntarios.

Uno de los efectos que son capaces de lograr con estos pulsos es hacer que los peces de una zona se mueven sin control en cualquier dirección, arruinando cualquier posibilidad de esconderse de su depredador. Un segundo tipo de pulso hace que los pececillos de los que se alimenta la anguila se muevan contra su voluntad en la dirección en la que se encuentra la anguila. El descubrimiento permite completar un capítulo hasta ahora desconocido en la vida de las anguilas, y también abre nuevas vías de investigación en otras especies capaces de emitir voltajes menores cuyo uso podría ser similar. [Science vía New Scientist]

Foto: Cuson / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)