Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Dos colorantes alimentarios comunes podrían estar relacionados con los síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal

5.9K
3
Save
Alerts
Ilustración para el artículo titulado Dos colorantes alimentarios comunes podrían estar relacionados con los síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal
Foto: Irina Marwan (Getty Images)

Ciertos colorantes alimentarios pueden desempeñar un papel en la activación de los síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), sugiere una nueva investigación realizada en ratones. El estudio encontró que el colorante alimentario amarillo y rojo podría desencadenar una inflamación intestinal crónica en ratones, pero solo si su sistema inmunológico ya era disfuncional. Los hallazgos deberán investigarse más a fondo, pero algún día podrían tener implicaciones importantes para el tratamiento y el manejo de los pacientes con EII, cuyos síntomas a menudo se desencadenan por alimentos y bebidas específicos.

Advertisement

Las personas con EII desarrollan episodios prolongados de inflamación intestinal, que pueden provocar brotes recurrentes de síntomas como diarrea, fiebre y calambres dolorosos. Las causas exactas de la EII siguen siendo un misterio, pero se sabe que la genética y un sistema inmunológico desequilibrado son los principales impulsores de los síntomas de la EII. Uno de los componentes del sistema inmunológico que a menudo se relaciona con la EII son los niveles más altos de una proteína conocida como interleucina-23 (IL-23), y se cree que varios tratamientos para la EII funcionan reduciéndola.

Investigadores de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai han estado trabajando con ratones hechos para tener el tipo de IL-23 desregulada que se observa en algunos pacientes con EII. Pero su investigación anterior había demostrado que el simple hecho de tener demasiada IL-23 no era suficiente para que los ratones comenzaran a desarrollar colitis o inflamación crónica del colon. Fue solo después de alimentarlos con una cierta dieta que los ratones se enfermaron. Y después de observar partes específicas de la dieta, los investigadores teorizaron que dos colorantes alimentarios comunes, el rojo 40 y el amarillo 6, podrían haber sido los ingredientes instigadores.

Su nuevo estudio, publicado en Cell Metabolism el jueves, parece demostrar que tenían razón. Cuando alimentaron a estos ratones con comida o agua que contenía los tintes, desarrollaron colitis. Pero no se observó un efecto similar cuando alimentaron a ratones de control sanos con estos colorantes o cuando los ratones desregulados fueron alimentados con dietas sin ninguno de los dos colorantes.

“Nuestras observaciones sugieren que los colorantes alimentarios pueden tener un papel en la generación de enfermedades humanas y pueden ayudar a comprender cómo la IL-23 influye en la enfermedad”, dijo a Gizmodo el autor principal Sergio Lira, investigador del Instituto de Inmunología de Precisión en Icahn Mount Sinai, en un correo electrónico. “Sin embargo, queda mucho por hacer para comprender cómo se cruzan exactamente estos factores y si son relevantes en las enfermedades humanas”.

Sin embargo, la EII es una afección compleja y la IL-23 no es el único culpable que se cree que aumenta el riesgo de tener episodios de EII. Estos nuevos hallazgos también deben verificarse más antes de que podamos estar seguros de que existe una verdadera conexión entre la EII y el consumo de colorantes alimentarios. Pero si se confirma este vínculo, algún día podría afectar la atención de los pacientes con EII. Algunas personas con EII informan que ciertos alimentos o bebidas los hacen más propensos a experimentar brotes. Y si estos colorantes alimentarios están implicados como desencadenantes, eso podría afectar en gran medida la dieta de estas personas, ya que el rojo 40 y el amarillo 6 se encuentran en muchos productos. Ambos también se utilizan comúnmente en el envasado de medicamentos.

Sin embargo, al menos por ahora, Lira advierte que su investigación no debe usarse para tomar decisiones sobre el cuidado de las personas con EII. “Nuestros datos no tienen implicaciones inmediatas para el tratamiento de pacientes con EII”, dijo.

Advertisement

Hasta que se recopile más evidencia, Lira dice que los animales deben seguir siendo el foco clave de esta área de investigación. “Nuestro laboratorio se centra ahora en dos preguntas básicas: ¿cómo adquieren tolerancia los ratones normales a los colorantes alimentarios y cómo cambia este efecto la desregulación en la expresión de IL-23?” zanjó.