El cráneo de un antepasado humano revela como nunca antes el rostro de nuestro pasado evolutivo

Imagen: Dale Omori/Liz Russell/Cleveland Museum of Natural History

En febrero de 2016, un equipo internacional de antropólogos encontraron el cráneo casi completo de un homínido temprano en el valle de Godaya de Woranso-Mille, Etiopía. El descubrimiento en buen estado de un ancestro humano temprano nos ha permitido ver cómo era nuestro pasado lejano.

La investigación se ha publicado en dos artículos de Nature, donde los expertos explican que el cráneo data de hace unos 3,8 millones de años y pertenecía a una Australopithecus anamensis, una de las primeras especies de Australopithecus conocidas que están relacionadas con los humanos modernos.

Advertisement

La importancia aquí se debe a la gran condición del espécimen descubierto, permitiendo como nunca antes analizar un cráneo casi completo de este primo lejano, y pudiendo comenzar a reconstruir cómo se veía realmente utilizando la tecnología digital. Según Yohannes Haile-Selassie, directora de Antropología Física del Museo de Historia Natural de Cleveland:

Este espécimen es el primero en darnos una idea de cómo era realmente Australopithecus anamensis. Muestra que los primeros ancestros humanos eran muy ‘primitivos’ hasta que llegó el género Homo. Todavía tienen caras de simios y una morfología craneal similar a un simio.

Imagen: Reconstrucción facial del A. anemensis (John Gurche/Matt Crow/Cleveland Museum of Natural History)

Se cree que el cráneo fue un macho adulto (a pesar de su pequeño tamaño) que pasó algún tiempo en pastizales, humedales y bosques ribereños. Australopithecus es un género de homínidos bípedos tempranos que deambulaban por la Tierra hace 4 millones de años.

Advertisement
Imagen: Reconstrucción facial del A. anemensis (John Gurche/Matt Crow/Cleveland Museum of Natural History)

Los expertos cuentan que la especie Australopithecus jugó un papel importante en la evolución humana, con el género Homo emergiendo de Australopithecus algún tiempo después de hace 3 millones de años.

Advertisement

Por esta razón, y como cuenta Fred Spoor, profesor de anatomía evolutiva humana en UCL en el Reino Unido: “parece que este cráneo se convertirá en otro icono famoso de la evolución humana. Su descubrimiento afectará sustancialmente nuestro pensamiento sobre el origen del género Australopithecus específicamente, y sobre el árbol genealógico evolutivo de los primeros homínidos en general”, zanja el experto. [Nature 1 y 2 vía ScienceAlert]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key