Imagen: Dale Omori/Liz Russell/Cleveland Museum of Natural History

En febrero de 2016, un equipo internacional de antropólogos encontraron el cráneo casi completo de un homínido temprano en el valle de Godaya de Woranso-Mille, Etiopía. El descubrimiento en buen estado de un ancestro humano temprano nos ha permitido ver cómo era nuestro pasado lejano.

La investigaci√≥n se ha publicado en dos art√≠culos de Nature, donde los expertos explican que el cr√°neo data de hace unos 3,8 millones de a√Īos y pertenec√≠a a una Australopithecus anamensis, una de las primeras especies de Australopithecus conocidas que est√°n relacionadas con los humanos modernos.

Advertisement

La importancia aqu√≠ se debe a la gran condici√≥n del esp√©cimen descubierto, permitiendo como nunca antes analizar un cr√°neo casi completo de este primo lejano, y pudiendo comenzar a reconstruir c√≥mo se ve√≠a realmente utilizando la tecnolog√≠a digital. Seg√ļn Yohannes Haile-Selassie, directora de Antropolog√≠a F√≠sica del Museo de Historia Natural de Cleveland:

Este esp√©cimen es el primero en darnos una idea de c√≥mo era realmente Australopithecus anamensis. Muestra que los primeros ancestros humanos eran muy ‚Äėprimitivos‚Äô hasta que lleg√≥ el g√©nero Homo. Todav√≠a tienen caras de simios y una morfolog√≠a craneal similar a un simio.

Imagen: Reconstrucción facial del A. anemensis (John Gurche/Matt Crow/Cleveland Museum of Natural History)

Se cree que el cr√°neo fue un macho adulto (a pesar de su peque√Īo tama√Īo) que pas√≥ alg√ļn tiempo en pastizales, humedales y bosques ribere√Īos. Australopithecus es un g√©nero de hom√≠nidos b√≠pedos tempranos que deambulaban por la Tierra hace 4 millones de a√Īos.

Advertisement

Imagen: Reconstrucción facial del A. anemensis (John Gurche/Matt Crow/Cleveland Museum of Natural History)

Los expertos cuentan que la especie Australopithecus jug√≥ un papel importante en la evoluci√≥n humana, con el g√©nero Homo emergiendo de Australopithecus alg√ļn tiempo despu√©s de hace 3 millones de a√Īos.

Advertisement

Por esta raz√≥n, y como cuenta Fred Spoor, profesor de anatom√≠a evolutiva humana en UCL en el Reino Unido: ‚Äúparece que este cr√°neo se convertir√° en otro icono famoso de la evoluci√≥n humana. Su descubrimiento afectar√° sustancialmente nuestro pensamiento sobre el origen del g√©nero Australopithecus espec√≠ficamente, y sobre el √°rbol geneal√≥gico evolutivo de los primeros hom√≠nidos en general‚ÄĚ, zanja el experto. [Nature 1 y 2 v√≠a ScienceAlert]