Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El día que un caza sin piloto aterrizó suavemente en el campo de un granjero

Imagen: Cornfield Bomber después de aterrizar (Wikimedia Commons)

Digamos que un caza de combate sin piloto normalmente no aterriza por sí solo sin un solo rasguño. Hasta que no aparezca el Tesla de los interceptores, tal posibilidad se presenta como una utopía a excepción de lo ocurrido el 2 de febrero de 1970. Ese día tuvo lugar una proeza a cargo del denominado Cornfield Bomber.

El protagonista era en realidad un Convair F-106A Delta Dart. Se trata de un interceptor todo tiempo (un caza capaz de operar bajo cualquier tipo de meteoroloa) de la Fuerza Aérea de Estados Unidos durante la Guerra Fría (hasta la década de los 80). El avión se convirtió en el último modelo dedicado para misiones de interceptación en la USAF, principalmente porque en las siguientes décadas las aeronaves multimisión reemplazaron a este tipo de aeronaves especializadas en un único tipo de objetivo.

Advertisement

Volviendo al protagonista de la historia, ese 2 de febrero de 1970, un Convair F-106A Delta Dart aterrizó de manera sorprendentemente suave en un campo agrícola de Montana. Y lo hizo sin su piloto.

Imagen: El daño que recibió durante su aterrizaje (Wikimedia Commons)

Ese día, unas horas antes, la Base de la Fuerza Aérea de Malmstrom tenía programados una serie de vuelos de entrenamiento sobre los cielos de Montana. Originalmente debía ser una sesión de maniobras de combate aéreo de dos a dos, pero el cuarto caza tuvo que abortar, por lo que la tarea del día se convirtió en una sesión de carreras.

Para ello, uno de los Delta Darts se separó para convertirse en el “oponente” en el ejercicio. Los dos aviones restantes fueron pilotados por un instructor y el teniente Gary Foust. Ambos ascendieron rápidamente a 12.000 metros mientras veían cómo al oponente se acercaba desde abajo.

Advertisement

El objetivo consistía en que un piloto obtuviera la ventaja sobre el otro y estableciera una posición de disparo aceptable. Al parecer, el oponente llegó a Foust en Mach 1.9, comenzando así una persecución. Los dos aviones entraron en una maniobra de tijera vertical, momento en que el teniente descubrió que estaba perdiendo el control de su caza.

Imagen: Imagen aérea del aterrizaje (Wikimedia Commons)
Advertisement

El Delta Dart realizó un giro plano a la izquierda, girando luego sobre un eje invisible y cayendo rápidamente desde los 10.000 metros. Foust y su avión comenzaron a descender rápidamente mientras luchaba por el control utilizando todas las técnicas que podía recordar. El instructor llamó por radio pero antes de que pudiera hacer algo optó por salir expulsado de la aeronave y lanzarse en paracaídas hasta tocar Tierra. Foust aterrizó en las montañas cercanas sin problema, pero el avión tenía su propio plan.

Después de la inmersión de la nariz tras la expulsión de Foust, el Delta Dart se recuperó del giro, se enderezó y siguió volando aparentemente sin rumbo alguno y sin tripulación, simplemente hacia el horizonte.

Advertisement

Existe una vieja teoría de que la explosión desde el asiento de expulsión de alguna manera impactó al avión fuera de la rotación. Sea como fuere, viajó en una trayectoria recta y nivelada. La aeronave apuntó su nariz lejos de las montañas y se deslizó en la distancia.

Imagen: Primeros oficiales que llegaron a la zona (Wikimedia Commons)
Advertisement

Varios kilómetros después, el Delta aterrizó en un campo de trigo a las afueras de Big Sandy, Montana. La nieve que había en el suelo probablemente amortiguó todavía más el aterrizaje mientras patinaba a través de pilas de rocas a los lados, lejos de cualquier vivienda o carretera.

Sorprendentemente, no hubo ningún accidente, tampoco fuego. Simplemente se deslizó suavemente hasta detenerse.

Advertisement

Posteriormente llegaron hasta el lugar algunos oficiales que recibieron el aviso de granjeros que vieron pasar un caza esperando algún tipo de accidente. Cuando el primer oficial llegó a la aeronave lo único que tuvo que hacer fue apagar el motor.

Imagen: El modelo en el Museo Nacional de la Fuerza Aérea (Wikimedia Commons)
Advertisement

Poco después, el teniente Faust se enteró de la extraordinaria historia: su avión había aterrizado con éxito sin ayuda humana. De hecho, el personal de Malmstrom evaluó el Delta y determinó que la aeronave podía volver a estar en activo.

Para 1986, el caza que con el tiempo pasó a llamarse Cornfield Bomber terminó en el Museo Nacional de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en Dayton, Ohio, espacio donde está en exhibición junto a más de 360 ​​aviones. [Wikipedia, History]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key