Durante el siglo sexto antes de Cristo, Confucio hablaba de un sencillo pero ingenioso artefacto conocido como Yang-Sui con los que los trabajadores chinos utilizaban la luz del sol para encender fuego. Aunque se sabĂ­a de su existencia, nunca se habĂ­a encontrado uno de estos encendedores.

John Perlin es un experto internacional en energía solar que explica el descubrimiento de estos curiosos artefactos en su último libro: Let It Shine: The 6000-Year Story of Solar Energy. Los Yang-Sui tienen la apariencia de un disco metálico cóncavo. Eso ha hecho que, durante años, fueran confundidos con piezas de armadura, cuencos u otro tipo de utensilios sin clasificar . El descubrimiento de que esas piezas eran, en realidad, encendedores solares corre a cargo de los arqueólogos Lu Demming y Zhai Keyong.

Tras catalogar los restos de una tumba de hace más de 3.000 años, Demming y Keyong repararon en un disco que tenía una pequeña asa en la parte convexa. Intrigados, encargaron hacer un molde y construir una réplica en bronce pulido.

Advertisement

Al sostener la réplica a la luz del sol y apuntar a un material inflamable, ambos arqueológos lograron encender fuego y deducir la auténtica naturaleza de los Yang-Sui. El descubrimiento ha permitido catalogar hasta 20 de estos discos discos que ya tienen el título de los encendedores más antiguos del mundo. [vía Green Building Elements]

Fotos: John Perlin / Let It Shine: The 6000-Year Story of Solar Energy

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)