En el Mundial de Sudáfrica de 2010, las muertes de trabajadores durante las obras para edificar las instalaciones del evento ascendieron a dos personas. En Brasil, la construcción de los estadios para el mundial de 2014 se llevó las vidas de 10 trabajadores. ¿Cuántos fallecidos crees que van en Catar, que será sede del torneo de la Fifa en 2022? ¿30? ¿50?

Me temo que dirías 200 personas y aún ni te habrías acercado. Los datos que llegan desde Catar son poco fiables, pero las estimaciones del número de víctimas son cada vez más pavorosas. Según un informe de la Confederación Sindical Internacional, el número de trabajadores inmigrantes fallecidos en obras dentro del pequeño país árabe asciende a 1.200 personas. La organización calcula que, para cuando lleguemos a 2022, fecha en la que se celebrará el Mundial en Catar, los muertos habrán alcanzado los 4.000. Este es el gráfico con las estimaciones elaborado por el Washington Post.

Advertisement

¿Cuál es el problema en Catar? El país que ocupa la península homónima, es muy pequeño. Su población era de solo 2.169 millones de personas en 2013 según el Banco Mundial. Para construir de cero la compleja estructura que se precisa para acoger un mundial de fútbol (estadios, hoteles, centros de prensa y convenciones, comercios...), el gobierno de Catar tiene que recurrir a mano de obra extranjera. Mucha mano de obra.

Advertisement

Esos trabajadores proceden en su mayor parte de países próximos como Nepal o la India. Desde que comenzaron las obras, diversas organizaciones en defensa de los derechos humanos han denunciado que la mano de obra extranjera en Catar es poco menos que esclava. Hace un año, el gobierno de Catar admitió que en 2012 y 2013 habían muerto mil trabajadores inmigrantes, 246 de ellos debido a un súbito fallo cardíaco. Se cree que estos infartos se deben a agotadoras jornadas de trabajo a temperaturas de más de 40 grados.

Diversos informes de activistas hablan de malas condiciones de higiene y salubridad en los campamentos que acogen a estos trabajadores, de pasaportes retenidos, y hasta de amenazas de la policía a los que se atrevan a hablar.

Advertisement

Es muy complicado probar todo esto, pero lo cierto es que el número de trabajadores de la construcción fallecidos en Catar es alarmantemente alto, y sugiere que algo no va nada bien en las obras. Algunas de las cifras más fiables pertenecen a las listas de fallecidos de las embajadas de los países de los que procede la mano de obra. Según datos recogidos por el periódico The Guardian, los trabajadores inmigrantes fallecidos en Catar y procedentes de La India, Nepal y Bangladesh ascendían a 963 entre 2012 y 2013.

Es difícil saber cuántos de estos trabajadores participaban en proyectos relacionados con el Mundial de Fútbol. La Embajada de la India calculaba que el número de muertos en 2010, antes de que Catar se convirtiera en sede, era de 200 personas. Lo único claro es que Catar no es ni mucho menos el mejor lugar del mundo para trabajar en la construcción. Este es el gráfico. [vía Washington Post]

Advertisement

Fotos: Cassim Shepard / Sean Gallup/AP.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)