Casi nadie lo hubiera dicho. Las críticas y los comentarios de muchos espectadores calificaban a El Hobbit de ser un auténtico tostón, predecible, largo, aburrido... La taquilla dice todo lo contrario. Hasta el pasado fin de semana, El Hobbit: un viaje inesperado roza los 1.000 millones de dólares de recaudación mundial, el 69% fuera de EE.UU. ¿Mucho? Bastante. Es más de lo recaudado por las dos primeras entregas de El Señor de los Anillos durante todo el tiempo que estuvieron en cartelera. 

La primera parte de la trilogía, El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo recaudó 869 millones de dólares a nivel mundial, mientras que la segunda, El Señor de los Anillos: las dos Torres, sumó 923 millones. El Hobitt ha superado por tanto a ambas y ahora va a por la tercera, El Señor de los Anillos: el Retorno del Rey, que hizo 1.119 millones de dólares.

Al ritmo que va, y teniendo en cuenta que aún le quedan algunas semanas de tirón, es muy probable que El Hobbit se convierta en la película más taquillera de las cuatro dirigidas hasta ahora por Peter Jackson. 

La duda es saber si algo así ocurrirá con la siguiente entrega. Ahora que millones de espectadores hemos visto con nuestros propios ojos que la cinta es, sí, admitámoslo, predecible y aburrida, ¿volveremos a caer en la segunda parte? Mi apuesta es que no. Aunque tratándose de Peter Jackson, tal vez hagamos una excepción. [Box Office Mojo y Wired]

Foto: Warner Bros