Hay progenitores capaces hasta de poner a su bebé como excusa para dar rienda suelta a su lado más peliculero. Carsten Riewe es un papá alemán que ha pasado más de cien horas diseñando este alucinante disfraz de robot elevador P5000 (el que utilizaba la teniente Ripley en la película Aliens) para él y su a su hija de 13 meses.

El disfraz integra una batería propia de 12 voltios que sirve para dar energía a las luces y a un altavoz bluetooth camuflado en el que reproducir ruidos robóticos o música. El disfraz ha sido la sensación del desfile de estos carnavales en la ciudad natal de los Riewe. Tan solo esperamos que papá no tuviera ganas de ir al baño. [Carsten Rieve]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)