Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El motor hipersónico SABRE ya funciona a Mach 5 y está más cerca de estar listo para la nave espacial Skylon

Instalaciones de Reaction Engines donde se está probando el SABRE en Colorado.
Foto: Reaction Engines Ltd. (ESA)

La compañía británica Reaction Engines acaba de anunciar que su motor hipersónico SABRE ha superado con éxito las pruebas operativas a Mach 5. La noticia significa que estamos mucho más cerca de poder construir un nuevo transbordador con el que hacer vuelos de ida y vuelta al espacio.

Ahora mismo es todo un problema llevar gente al espacio. La única manera de hacerlo es mediante los cohetes soviéticos que portan cápsulas Soyuz. La situación no es nada cómoda para las agencias espaciales porque significa que no solo dependen de Rusia para subir astronautas a la ISS, sino que además deben pagar una millonada por cada persona que ponen en órbita.

Advertisement

En la actualidad hay multitud de proyectos en marcha para desarrollar nuevos vehículos para vuelos espaciales tripulados. La cápsula Dragón de SpaceX y la CST-100 Starliner de Boeing son las dos más conocidas y las más inmediatas, pero no son las únicas. Uno de los proyectos a largo plazo más discretos es el del transbordador espacial hipersónico de la Agencia Espacial Británica: El Skylon.

Concepto artístico del futuro transbordador espacial con motores SABRE.
Imagen: Reaction Engines Ltd. (ESA)

Por ahora, el transbordador Skylon no es más que un concepto, pero para hacerse realidad, ese concepto necesita una pieza fundamental: el motor SABRE (Synergetic Air-Breathing Rocket Engine). El SABRE es diferente tanto de los motores a reacción convencionales como de los motores de cohete. Se trata de un propulsor capaz de poner una nave espacial en órbita sin etapas intermedias como las que impulsan los cohetes actuales. Para ello se basa en un ingenioso sistema híbrido que usa aire en lugar de oxígeno líquido.

Advertisement

Durante la primera fase del vuelo, el motor absorbe el aire que entra por su parte delantera, lo enfría y lo comprime para mezclarlo con hidrógeno y producir la combustión necesaria. Una vez alcanza los 25 kilómetros de altura, donde la atmósfera ya no es lo bastante densa, el motor cambia de modo y se aleimenta de un tanque de oxígeno interno como los motores cohete convencionales. La ventaja de este sistema dual es que una nave con motores SABRE necesita cargar con mucho menos oxígeno para llegar a órbita. Menos peso significa más eficiencia.

Esquema del motor de pruebas para el SABRE.
Foto: Reaction Engines Ltd. (ESA)
Advertisement

La clave del SABRE está en el módulo que enfría el aire. Si no funciona adecuadamente las altas temperaturas provocadas por la compresión destrozarían el motor. La noticia es precisamente esa, los ingenieros de Reaction Engines han logrado enfriar en 1.000 grados Celsius el flujo de aire caliente a una velocidad de 1/20 de segundo. Ello ha permitido al motor operar a Mach 5 sin problemas. Es el doble de la velocidad del Concorde y un 50% más rápido que el SR-71 Blackbird, el avión a reacción más rápido de la historia.

Diseño final del motor SABRE.
Imagen: Reaction Engines Ltd. (ESA)
Advertisement

El logro es un paso crucial a la hora de demostrar la viabilidad técnica del SABRE como motor para una futura nave espacial. La Agencia Espacial Británica no es la única interesada en el proyecto. La Agencia Espacial Europea lleva invirtiendo en él desde 2012. La ESA también está supervisando los detalles técnicos del motor. En marz de este año aprobó el inicio de las pruebas del prototipo en tierra, y ahora por fin sabemos que funciona.

Aún queda mucho tiempo antes de que veamos este motor volar, pero las pruebas del SABRE TF1 continuan en Westcott, Buckinghamshire (Reino Unido) y en el desierto de Colorado, Estados Unidos. En el futuro quizá veamos el motor SABRE bajo las alas del Skylon. La nave de 84 metros comenzaría haciendo vuelos no tripulados con una fantástica capacidad de carga de entre 11 y 17 toneladas. [ESA]

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key