Hoy era un día marcado en el calendario de la aviación: el Airbus A350, el último gigantesco avión fabricado por la compañía, ha realizado esta mañana con éxito su primer vuelo de prueba. Es la aeronave destinada a competir con el 787 Dreamliner de Boeing. No es tan enorme como el A380, pero se acerca: 60,5 metros de largo por 64,75 de envergadura de alas y capacidad para un máximo de 440 pasajeros. Su gran ventaja: consumirá un 25% menos de combustible que aviones de tamaño similar.

Advertisement

El A350 despegó esta mañana de la ciudad francesa de Toulouse (foto debajo). Airbus confía en que este nuevo avión sirva para competir aún más cara a cara con Boeing, en un momento en el que las compañías aéreas necesitan reducir costes al máximo. Por eso una de sus principales ventajas es su eficiencia en consumo de combustible: consume un 25% menos que aviones de similar envergadura. ¿Cómo se ha conseguido? Entre otras cosas, utilizando materiales de construcción más ligeros, como composites de carbono.

El A350 tiene una capacidad para un máximo de 440 pasajeros y su desarrollo ha costado en total, desde los inicios en 2004 hasta hoy en día, unos 11.000 millones de euros. La apuesta le puede salir bien a Airbus: ya tiene más de 600 unidades pedidas por parte de las compañías aéreas. [BBC]