No solo los taxistas deberían hacer bien en vigilar muy de cerca la evolución de los coches autónomos. Los primeros camiones que circulan solos ya están en la carretera. El de Uber, de hecho, ya ha efectuado su primera entrega: un cargamento de 50.000 latas de cerveza en Colorado, Estados Unidos.

Advertisement

El cami√≥n pertenece a Otto, el socio de Uber dedicado precisamente a los veh√≠culos aut√≥nomos para transporte de mercanc√≠as. Las leyes estadounidenses a√ļn no permiten que los veh√≠culos aut√≥nomos circulen sin el respaldo de un conductor humano, as√≠ que un conductor profesional ha permanecido en todo momento junto al volante por si algo fallaba.

El sistema tampoco es universal como pretende serlo el de los Tesla. De momento solo funciona en las autopistas donde el n√ļmero de variables a tener en cuenta es menor que en ciudad o en v√≠as secundarias. Cuando el cami√≥n abandona la autopista, el sistema aut√≥nomo pide al ocupante humano que lo releve.

Advertisement

Los sensores del cami√≥n incluyen tres lidar, un radar y c√°maras de alta definici√≥n. Otto quiere dedicar los dos pr√≥ximos a√Īos a refinar el sistema para que pueda circular en todo tipo de v√≠as. Hasta entonces, continuar√° las pruebas en carreteras principales.

Otto no es ni mucho menos la √ļnica compa√Ī√≠a embarcada en una carrera por integrar sistemas aut√≥nomos en camiones. Daimler o Volvo