Foto: NASA/ESA

El telescopio espacial Hubble de la NASA y la ESA lleva en órbita 28 años y sigue ofreciéndonos imágenes espectaculares. Hace solo unos días, la Agencia Espacial Europea ha publicado una imagen impresionante de dos galaxias en plena colisión a 350 millones de años luz de la Tierra.

Advertisement

La fotografía ha inmortalizado la fusión en pleno desarrollo. Los dos núcleos de las galaxias aún están lejanos, pero sus nubes de gas y estrellas en formación ya se tocan. Según la ESA, las galaxias implicadas tienen brazos de polvo, gas y estrellas inusualmente largos. Las áreas que se ven en azul son guarderías estelares, regiones en las que nacen nuevas estrellas.

El proceso de fusión de ambas galaxias no es inmediato. Lleva millones de años. En 2008 se tomó una imagen parecida, pero las cámaras ACS (Advanced Camera for Surveys) y WFC3 (Wide Field Camera 3) han permitido tomar una nueva foto con mucho más detalle. Ambas galaxias están catalogadas dentro de un proyecto de la ESA para clasificar fenómenos inusuales en el universo:

La galaxia Arp 256 la catalogó Halton Arp en 1966 como una de las 338 que forman el Atlas de galaxias peculiares. El objetivo de este catálogo era reunir ejemplos de estructuras raras que proporcionaran información sobre la evolución de las estrellas. Estas galaxias en pleno choque son un auténtico laboratorio natural y su estudio nos permitirá aprender más sobre los procesos que retuercen los brazos de las galaxias y les dan forma.

Los choques entre galaxias son eventos extraordinarios que cambian completamente el mapa del cosmos. Según Space son relativamente frecuentes en esta época del universo. Nuestra propia galaxia se dirige en trayectoria de colisión con Andrómeda, un evento que tendrá lugar dentro de 5.000 millones de años. Las distancias entre cuerpos celestes son tan enormes que es difícil que nuestro Sistema Solar colisione con otro. Probablemente se vea propulsado hacia el borde exterior de la nueva galaxia que se forme o incluso salga despedido. De todos modos no es buena idea estar muy cerca del centro de la galaxia cuando colisionen los agujeros negros supermasivos. Estar cerca de uno de estos objetos nunca lo es. [ESA vía Space.com]