Lo que ves arriba es la representación artística de un enorme choque de asteroides captado por el telescopio espacial Spitzer. El año pasado el telescopio captó una aumento inusual de polvo alrededor de una estrella. El análisis de los datos, publicado ahora por la NASA y Science, concluye que el fenómeno se debe a un colisión entre dos asteroides. El hallazgo ayudará a entender mejor cómo se forman los planetas.

Entre Agosto de 2012 y Enero de 2013, astrónomos al frente del telescopio Spitzer captaron un enorme aumento de polvo alrededor de la joven estrella NGC 2547-ID8, ubicada a 1.200 años luz de la Tierra y con 35 millones de años de antigüedad.

"Creemos que dos grandes asteroides chocaron entre sí, creando una enorme nube de granos del tamaño de arena muy fina, que ahora se están amalgamando y alejando poco a poco de la estrella", explica los autores del estudio, de la Universidad de Arizona. Debajo puedes ver los datos captados por el telescopio Spitzer, con una sorprendente explosión de polvo captada a partir de Enero de 2013 y medida por el brillo infrarrojo.

Advertisement

No es la primera vez que un telescopio capta la colisión de dos asteroides, pero sí la primera que se mide qué ocurre antes, durante y después de ese evento, algo que dará más pistas sobre cómo se forman los planetas rocosos. Estos nacen a partir de polvo alrededor de una estrella. Las partículas comienzan a fusionarse y a formar asteroides, algunos de los cuales acaban creciendo a lo largo del tiempo formando protoplanetas, planetas embrionarios de pequeño tamaño (similar al de la Luna). Tras 100 millones de años, se acaban convirtiendo en planetas de gran tamaño.

"Estamos observando la formación de un planeta rocoso ocurriendo ahora mismo. Es una oportunidad única de conocer este proceso en casi tiempo real", dice George Rieke, co-autor del estudio.

Advertisement

Los investigadores esperan publicar pronto más datos y conclusiones a medida que se van conociendo. En un proceso similar a este se cree que se formó la Luna: de la gigantesca colisión entre un protoplaneta conocido como Tea, del tamaño de Marte, y nuestro propio planeta. [vía NASA]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)