La vía láctea.

Una de las grandes ambiciones de la humanidad es responder una √ļnica pregunta: ¬Ņestamos solos en el universo? Nuestra especie est√° intentando descubrir y contactar con extraterrestres desde hace mucho tiempo, pero la realidad es que, si depende de nosotros, estamos muy lejos de lograrlo.

Advertisement

Una mapa de la V√≠a L√°ctea creado por Adam Grossman, parte de The Dark Sky Company, nos muestra en perspectiva el alcance que han tenido nuestras se√Īales de radio y transmisiones en la galaxia. Tomando en cuenta que apenas han pasado unos 200 a√Īos desde que experimentaron con radiaci√≥n electromagn√©tica por primera vez en la historia, eso quiere decir que nuestras primeras se√Īales disparadas al espacio no han viajado m√°s de 200 a√Īos luz.

Si comparamos esa distancia con la V√≠a L√°ctea, el resultado es este min√ļsculo punto azul, el cual nos recuerda a la m√≠tica frase de Carl Sagan en la que se refiere a la tierra como ‚Äúun punto azul p√°lido‚ÄĚ al verla en una foto tomada por la sonda espacial Voyager 1.

Imagen: Adam Grossman, The Dark Sky Company.

Advertisement

La V√≠a L√°ctea tiene un tama√Īo de entre 100.000 y 180.000 a√Īos luz, lo que quiere decir que una se√Īal enviada por la Tierra le tomar√≠a m√°s de 100.000 a√Īos para alcanzar el otro extremo de la galaxia. Si estamos esperando que los seres de otros planetas sean los que nos escuchen, parece imposible que los encontremos pronto, a menos que se encuentren realmente cerca de nuestra galaxia.

Quiz√°s la mayor probabilidad est√° relacionada a proyectos como el del SETI, que se dedican a ‚Äúescuchar‚ÄĚ el cosmos en busca de se√Īales y transmisiones de otros planetas. [The Dark Sky / The Planetary Society v√≠a Popular Mechanics]