Gøran Olsen paseaba por una antigua ruta entre montañas en la reserva de Haukeli, a 250Km de Oslo. Al hacer una pausa para descansar, este amante del senderismo se fijó en un extraño montón de rocas y se le ocurrió inspeccionarlo. Bajo él ha aparecido una espada vikinga de 1.200 años.

El arma ha recibido un examen preliminar por parte de Morten Ekerhovd, conservador del Consejo del Condado de Hoordaland. Las primeras estimaciones datan el arma en el año 750, lo que le otorga una antigüedad de alrededor de 1.265 años.

El estado de conservación del arma ha dejado perplejos a los especialistas. Según el propio Ekerhovd, bastaría pulirla y ponerle de nuevo una empuñadura y estaría lista para el combate otra vez. Parte de su excelente estado de conservación se lo debe a que la zona en la que ha aparecido está muy resguardada de las nieves que la cubren seis meses al año.

La región de Haukeli, Noruega. Foto: Kjersti Joergensen / Shutterstock

La espada está confecionada en acero y mide 77 centímetros de los que 10 pertenecen a la empuñadura. Su diseño es típico de la época, pero este tipo de armas eran raras por lo caro que resultaba fabricarlas. Se cree que el hallazgo podría marcar la tumba improvisada de un guerrero noble que hubiera sucumbido en el mismo paso montañoso. Los responsables del Consejo del Condado de Hoordaland examinarán la zona por si aparecen otros restos. En cuanto a la espada ha sido remitida al Museo universitario de Bergen para su conservación. [Consejo del Condado de Hoordaland vía CNN]

Click here to view this kinja-labs.com embed.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)