Foto: Aileen Cynthia Amurao / SWNS

Diez a√Īos. Ese es el tiempo que un pescador filipino ha estado durmiendo sobre 100 millones de d√≥lares sin saberlo. El pescador, que ha preferido mantenerse en el anonimato, encontr√≥ una perla de 34 kilos de peso y la guard√≥ en su casa (una caba√Īa en la playa) para que le diera buena suerte. Esa buena suerte lleg√≥ en forma de un incendio que ha devorado su hogar hasta los cimientos.

Advertisement

No es iron√≠a. Si no hubiera sido por el incendio probablemente nunca hubiera descubierto el valor de lo que ten√≠a en casa. Tampoco se le puede culpar mucho por ello. La perla se parece muy poco a lo que cualquiera entiende por una de estas gemas. Se trata de una masa informe de nacar puro de 67 cent√≠metros de largo y 30 de ancho. Su valor peliminar en el mercado es de 100 millones de d√≥lares, aunque los gem√≥logos a√ļn tienen que realizar una tasaci√≥n definitiva.

El pescador encontró la perla por pura casualidad. Al echar el ancla durante una tormenta, esta se atascó en lo que al principio parecía una piedra. Al sumergirse para soltarla, el pescador se percató de que era una almeja gigante y decidió llevársela. La perla apareció en el interior del animal.

Vista aérea de Puerto Princesa, en la isla de Palawan, Filipinas. Foto: Jacques Beaulieu / Flickr, bajo licencia Creative Commons.

Advertisement

Eso ocurri√≥ hace 10 a√Īos. Todo ese tiempo, la perla ha reposado tranquilamente bajo la cama del pescador como un amuleto contra los malos esp√≠ritus. Cuando su caba√Īa se incendi√≥, la perla fue de los pocos objetos que sobrevivi√≥ a las llamas. Un oficial de Puerto Princesa, en la isla filipina de Palawan, repar√≥ en ella y la llev√≥ a analizar. Seg√ļn la responsable de turismo de Palawan, Aileen Cynthia Amurao, la idea es que la perla sea expuesta en la ciudad como un reclamo para el turismo. A√ļn no se ha hecho p√ļblico si el pescador que la encontr√≥ recibir√° alg√ļn tipo de recompensa por su hallazgo.

La perla ha destrozado el récord que hasta ahora ostentaba la Perla más grande del mundo, llamada perla de Lao Tzu, una gema de 6,4 kilos que también apareció en Palawan y que se tasó en 35 millones de dólares. Actualmente puede verse en el Museo Ripley’s de Nueva York. [vía Daily Mail]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.