Los autom√≥viles han avanzado mucho desde su invenci√≥n , hace m√°s de cien a√Īos, pero hay un elemento que pr√°cticamente no ha cambiado en todo ese tiempo: la bocina. Mark Rober ha creado una bocina adaptada a los nuevos tiempos, y no es en absoluto una mala idea.

Advertisement

Rober es ingeniero que ha trabajado durante a√Īos para la NASA y el Laboratorio de Propulsi√≥n a Chorro en proyectos como el Rover Curiosity. Ahora trabaja para varias compa√Ī√≠as privadas y tiene su propio canal en TouTube donde expone algunas de sus creaciones.

En el caso del claxon, la idea de Rober es lograr que los pitidos de los coches sean un poco m√°s amables con los conductores a los que los dirigimos. Al fin y al cabo, pocas veces es necesario un estruendoso bocinazo. La mayor parte del tiempo solo necesitamos un peque√Īo toque para advertir educadamente a otro conductor o a un peat√≥n de nuestra presencia.

El claxon de Rober tiene tres modos de funcionamiento. Dos de ellos son apenas unos ‚Äúblips‚ÄĚ perfectos, por ejemplo, para dar un toque educado a un conductor que se ha quedado parado en un sem√°foro en verde. Uno de ellos suena casi como uno de los gorjeos del entra√Īable R2D2.

Advertisement

El tercero, ya m√°s humor√≠stico, suena como la sirena de un tren de mercanc√≠as y es ideal para los momentos en los que la paciencia debe dar paso a se√Īales m√°s en√©rgicas. Puede que este tipo de bocina solo se valore en lugares como Canad√°, pero es una idea a tener en cuenta para los fabricantes de autom√≥viles. [Mark Rober¬†v√≠a Mashable]