Imagen: Zemlinki! via Flickr

A todos nos ha pasado. Cometes un error y luego no dejas de criticarte por ello. Como ya te han dicho tu familia, tus amigos y hasta las películas, esto no es bueno para tu mente ni para tu bienestar. No obstante, la ciencia también lo dice, y proporciona algunos motivos y soluciones para cuando estas en esa situación.

¬ŅPor qu√© somos tan duros con nosotros mismos? Aunque todos somos diferentes, la ciencia apunta a una respuesta: la evoluci√≥n. Seg√ļn el Dr. Richard Davidson, fundador y director del Centro para Mentes Saludables en la Universidad de Wisconsin-Madison, nuestra mente tiene un mecanismo para monitorizar nuestra mente y comportamiento y detectar errores. Cuando cometimos errores, para mejorar, primero necesitamos detectar que nos hemos equivocado.

En sí mismo, este mecanismo no es totalmente malo. Nos ayuda a distinguir entre lo bueno y lo malo para que podamos aprender de nuestras experiencias.

Los problemas empiezan cuando nuestras mentes asignan un valor negativo a nuestras experiencias y comportamientos. Si nos centramos mucho en lo negativo, podemos obsesionarnos con ello y caer en ciclos de lamentaci√≥n, lo momentos donde piensas una y otra vez en una experiencia mala o un error que cometiste. Cuando caemos en un ciclo as√≠, puede resultar da√Īino y contraproducente.

Advertisement

Seg√ļn un estudio publicado en el Journal of Psychotherapy Integration, este tipo de autocr√≠tica puede conducir a efectos destructivos, como s√≠ntomas de depresi√≥n, ansiedad, abuso de sustancias, bajo autoestima o baja motivaci√≥n y productividad.

¬ŅQu√© significa esto? Seg√ļn el New York Times, los humanos estamos programados a analizar y criticarnos por nuestros errores y fracasos. Sin embargo, hacer esto solo hace que la situaci√≥n sea peor porque puede afectarnos de forma m√°s profunda.

Advertisement

Para frenar los efectos negativos de la autocrítica, tenemos que hacer algo que es muy fácil decir pero más difícil poner en práctica: tener compasión con nosotros mismos.

‚ÄúLa investigaci√≥n nos dice que la barrera n√ļmero uno para ser compasivos con nosotros mismos es el miedo de ser complaciente o perderse‚ÄĚ, dijo la Dr. Kristen Neff, una profesora adjunta de psicolog√≠a en la Universidad de Texas en Austin. ‚ÄúY todas las investigaciones dicen que eso no es cierto. Es todo lo contrario‚ÄĚ.

¬ŅQu√© debemos hacer entonces? Seg√ļn los expertos, tenemos que evitar obsesionarnos por nuestros errores hasta rebajarnos. Lo importante de dejar ir a los errores para que podamos tomar nuestra pr√≥xima acci√≥n productiva desde una perspectiva de aceptaci√≥n y claridad.

Advertisement

[New York Times]