Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Esta es la razón científica por la cual somos tan duros con nosotros mismos

Imagen: Zemlinki! via Flickr

A todos nos ha pasado. Cometes un error y luego no dejas de criticarte por ello. Como ya te han dicho tu familia, tus amigos y hasta las películas, esto no es bueno para tu mente ni para tu bienestar. No obstante, la ciencia también lo dice, y proporciona algunos motivos y soluciones para cuando estas en esa situación.

Advertisement

¿Por qué somos tan duros con nosotros mismos? Aunque todos somos diferentes, la ciencia apunta a una respuesta: la evolución. Según el Dr. Richard Davidson, fundador y director del Centro para Mentes Saludables en la Universidad de Wisconsin-Madison, nuestra mente tiene un mecanismo para monitorizar nuestra mente y comportamiento y detectar errores. Cuando cometimos errores, para mejorar, primero necesitamos detectar que nos hemos equivocado.

En sí mismo, este mecanismo no es totalmente malo. Nos ayuda a distinguir entre lo bueno y lo malo para que podamos aprender de nuestras experiencias.

Los problemas empiezan cuando nuestras mentes asignan un valor negativo a nuestras experiencias y comportamientos. Si nos centramos mucho en lo negativo, podemos obsesionarnos con ello y caer en ciclos de lamentación, lo momentos donde piensas una y otra vez en una experiencia mala o un error que cometiste. Cuando caemos en un ciclo así, puede resultar dañino y contraproducente.

Según un estudio publicado en el Journal of Psychotherapy Integration, este tipo de autocrítica puede conducir a efectos destructivos, como síntomas de depresión, ansiedad, abuso de sustancias, bajo autoestima o baja motivación y productividad.

Advertisement

¿Qué significa esto? Según el New York Times, los humanos estamos programados a analizar y criticarnos por nuestros errores y fracasos. Sin embargo, hacer esto solo hace que la situación sea peor porque puede afectarnos de forma más profunda.

Advertisement

Para frenar los efectos negativos de la autocrítica, tenemos que hacer algo que es muy fácil decir pero más difícil poner en práctica: tener compasión con nosotros mismos.

“La investigación nos dice que la barrera número uno para ser compasivos con nosotros mismos es el miedo de ser complaciente o perderse”, dijo la Dr. Kristen Neff, una profesora adjunta de psicología en la Universidad de Texas en Austin. “Y todas las investigaciones dicen que eso no es cierto. Es todo lo contrario”.

Advertisement

¿Qué debemos hacer entonces? Según los expertos, tenemos que evitar obsesionarnos por nuestros errores hasta rebajarnos. Lo importante de dejar ir a los errores para que podamos tomar nuestra próxima acción productiva desde una perspectiva de aceptación y claridad.

[New York Times]

Share This Story