Image: Wikimedia Commons

Descubierta hace más de 100 años en Siberia, un nuevo análisis realizado a una escultura de madera ha revelado que es mucho más antigua de lo que se pensaba. Tanto, que esta muestra de la Edad de Hielo podría ser la reliquia más antigua realizada por el hombre representando una fuerza espiritual maligna.

Esta muestra de arte de unos cinco metros de largo se encontró cerca de la ciudad rusa de Yekaterinburg en 1894, por tanto ahora tiene unos 11.000 años de antigüedad. Dicho de otra forma, unas dos veces más antigua que las Grandes Pirámides de Egipto.

Advertisement

Además de esto, el estudio ha identificado una cara adicional a lo largo del cuerpo de la madera y una especie de rostro humano en la parte superior. ¿Qué significan? Según los investigadores, podrían representar espíritus malignos o demonios, y de ser así, sería la más antigua.

Lo cierto es que añadir una nueva fecha a la estatua cambia la visión de los historiadores sobre cómo comenzó originalmente este tipo de arte, de hecho, es significativamente diferente a las imágenes más naturalistas que se tenían de la Edad de Hielo, y con esos 11.000 años de antigüedad, debía haber sido tallada por cazadores-recolectores en lugar de los agricultores que siguieron en esta parte del mundo. Según uno de los investigadores, el arqueólogo Thomas Terberger, de la Universidad de Göttingen en Alemania:

Tenemos que concluir que los cazadores-recolectores tenían un ritual complejo en la expresión de ideas. El ritual no comienza con la agricultura, sino con los cazadores-recolectores.

Advertisement

Image: Antiquity

¿Cómo lograron averiguar la edad de la escultura? Tomando muestras más internas de la madera, debajo de los intentos por preservar la estatua con algún tipo de pegamento o conservante.

Estas muestras luego fueron sometidas a un proceso de datación por espectrometría de masas acelerada (AMS), un tipo de datación por radiocarbono que analiza la descomposición de los átomos de carbono a través de un estallido de iones cargados. Además, una talla de asta también descubierta cerca del mismo lugar se fechó en un período similar, respaldando la nueva línea de tiempo.

Advertisement

Cuenta el equipo que la estatua pudo haber sido utilizada para rituales o incluso para advertir a las personas de ciertas áreas, que es de donde proviene la hipótesis de los espíritus malignos y el demonio.

Se han encontrado un total de siete caras en el objeto, algunas de ellas muy bien escondidas en la obra. Mientras continúan el estudio, la estatua se exhibe en el Museo Regional de Sverdlovsk en Ekaterimburgo, y una cosa es segura: este tipo de arte se estaba desarrollando mucho más atrás en el tiempo y en más lugares de lo que se pensaba hasta ahora. [Science vía Science Alert]