Un paso m√°s y exploto. Una hormiga explosiva en plena pose defensiva.
Photo: Alexey Kopchinskiy

Las hormigas explosivas del sudeste asi√°tico no tienen ese nombre por casualidad. Cuando se ven seriamente amenazadas por insectos m√°s fuertes o de mayor tama√Īo tienen un sorprendente mecanismo de defensa: se lanzan sobre ellos y hacen explotar su abdomen. El insecto atacante no va a tener un buen d√≠a.

Advertisement

No se trata de que la hormiga explote en una bola de fuego como si la dirigiera Michael Bay. Lo que hace es contraer los m√ļsculos de su abdomen de manera tan violenta que destroza la pared abdominal y vierte el l√≠quido contenido en unas gl√°ndulas que recorren todo su cuerpo. Dependiendo de la especie, ese l√≠quido se derrama desde el propio abdomen o de forma violenta por la parte posterior de la cabeza.

Si la idea de una hormiga saltando sobre ti y derramando sus v√≠sceras de manera explosiva sobre tu cuerpo no te parece lo bastante aterradora, resulta que la sustancia que sale de esas gl√°ndulas tiene tres cualidades muy desagradables. Para empezar es extremadamente pegajosa. Normalmente esto significa que el cad√°ver de la hormiga queda pegado al insecto atacante y entorpece sus movimientos. Adem√°s, es t√≥xico y corrosivo hasta cierto punto. El infortunado insecto (normalmente ara√Īas u hormigas de otras especies) que sufre este asalto normalmente solo puede debatirse mientras el doloroso veneno de la hormiga se va filtrando en su organismo.

Una hormiga de otra especie atacada por tres hormigas explosivas.
Photo: Alexey Kopchinskiy

Advertisement

Este mecanismo de defensa tan extremo se conoce como autothysis o suicidio altruista (en beneficio de la comunidad) y no es exclusivo de estas hormigas. Algunas especies de termitas tambi√©n lo practican como √ļltimo recurso. El caso es que se conocen varias especies de hormigas que practican la autothysis, pero ninguna de ellas es posterior a 1923.

Un equipo de investigadores coordinado por el Museo de Historia Natural de Viena ha visitado las selvas de Borneo, Tailandia y Malasia en un esfuerzo por categorizar las especies de hormiga explosiva. Sus resultados acaba de publicarse en la revista ZooKeys. No solo han descrito de manera pormenorizada 15 especies de estos insectos, sino que una de ellas, la Colobopsis explodens, es completamente nueva.

El líquido defensivo de esta especie es de un color amarillo brillante, y sus miembros son particularmente propensos a explotar cuando se les amenaza. A veces bastaba para que los investigadores se acercaran para activar el mecanismo de defensa. Por fortuna, aunque es letal para otros insectos, el veneno de las hormigas explosivas solo es irritante para el ser humano.

Advertisement

Un guardián de la entrada, con su característica cabeza en forma de tapón.
Photo: Alexey Kopchinskiy

Otro de los descubrimientos del equipo es una casta espec√≠fica de guerreros de esta especie cuya funci√≥n es bloquear las entradas al hormiguero ante posibles atacantes. Para ello emplean su cabeza, que tiene literalmente forma de tap√≥n y casi parece el dise√Īo de una criatura de ciencia-ficci√≥n. El estudio sienta las bases sobre nuevas investigaciones que se puedan realizar sobre esta especie en campos tan diferentes como la qu√≠mica o la anatom√≠a. [v√≠a ZooKeys]