Imagen: NASA.

Un nuevo informe del gobierno estadounidense ha encontrado que es poco probable que Boeing y SpaceX le proporcionan a la NASA las naves espaciales prometidas para transportar a los astronautas a la Estación Espacial Internacional el próximo año. Por lo tanto, en 2019 Estados Unidos podría estar sin tripulación en la estación durante casi un año.

Advertisement

En el informe, publicado por la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO), los auditores del gobierno afirman que la entrega de las naves espaciales se retrasaría debido al propio programa de certificación de la NASA (aunque Boeing y SpaceX también han sufrido retrasos en la fabricación). Los auditores del gobierno declaran que es necesario desarrollar un plan para asegurar el acceso ininterrumpido a la EEI.

La entrega de las naves espaciales a la NASA están ligado a su programa de certificación, que determina si los nuevos vehículos son seguras para llevar a humanos al espacio. Una métrica importante en este proceso es la que mide la probabilidad de muerte o discapacidad de la tripulación. No obstante, según la GAO, la NASA no tiene un proceso armonizado para calcular esta métrica, lo cual significa que los resultados pueden variar según la persona en la agencia que realiza el análisis.

En su informe, la GAO recomienda que la NASA clarifique cómo analizará la métrica de muerte y discapacidad de astronautas para las naves.

Advertisement

La NASA firmó contratos para el desarrollo de naves espaciales con Boeing y SpaceX en 2014 bajo su programa comercial, una iniciativa de la agencia para utilizar el sector privado en las misiones a la EEI. En total, los contratos tienen un valor de $6.800 millones, y las empresas han tenido problemas con los retrasos. Estaba previsto que la nave Dragón de SpaceX y el Starliner de Boeing estuvieran listos en 2017. Ahora ambos han reportado una fecha de certificación prevista para 2019.

“Sin una opción viable sobre contingencias para garantizar un acceso ininterrumpido a la EEI en caso de nuevos retrasos del programa comercial de tripulación, concluimos que la NASA corre riesgo de no poder maximizar el retorno de su inversión multimillonaria en la estación espacial”, afirman los auditores. 

Advertisement

El informe es alarmante considerando la historia que tiene Estados Unidos en el espacio. Mandó astronautas a la Luna entre 1968 a 1972. Además, entre 1981 hasta 2011, la agencia mandaba astronautas al espacio de forma razonablemente fiable.

Esperemos que esto sea un retraso puntual y que la NASA organice sus procesos y sus proveedores pronto. No obstante, la seguridad de los astronautas es lo principal, y no se debe analizar con prisas. [GAO y EP]