Como cada ma├▒ana Colin Tremain se levanto antes del alba y sali├│ en su moto para reunir las vacas de la granja en la que trabaja. No se mat├│ de casualidad. Solo cuando amaneci├│ pudo medir el agujero en el que estuvo a punto de caer y que no estaba all├ş el d├şa anterior: 200 metros de largo y 20 de profundidad.

El agujero ha sorprendido a los habitantes de Rotorua, una pequeña ciudad de Nueva Zelanda, pero en realidad llevaba más de 100 años formándose. El agua en el terreno ha ido creando una cavidad descomunal que ha crecido y crecido hasta que su techo sencillamente no ha podido aguantar más el peso y ha cedido, derrumbándose y dejando al descubierto un socavón espectacular.

No es la primera vez que aparece un agujero as├ş, pero s├ş es uno de los m├ís grandes que se recuerdan. Aunque al se├▒or Tremain no le ha hecho ni pu├▒etera gracia encontrarse una grieta del tama├▒o de dos campos de f├║tbol, lo cierto es que los ge├│logos est├ín entusiasmados con el acontecimiento. El vulcan├│logo Brad Scott, de GNS Science, explica a Associeated Press que la grieta es una ventana abierta al pasado geologico de la Tierra. ÔÇťMiro el fondo y veo el dep├│sito original de ceniza que se form├│ al entrar en eupci├│n el volc├ín, hace 60.000 a├▒os.

Rotorua est├í en una regi├│n conocida Earthquake Flat en la que hace miles de a├▒os hubo volcanes y a├║n hoy hay actividad s├şsmica. El volc├ín original, hoy inactivo, qued├│ cubierto con una capa de sedimentos de 12 metros. La grieta ha abierto esos sedimentos hasta llegar a la capa inferior. [RNZ v├şa Science Alert]