Hace m√°s o menos a√Īo y medio, el Laboratorio de la Marina Estadounidense comenz√≥ a estudiar c√≥mo destilar un combustible apto para aviones a partir de agua de mar. Ese combustible se llama Hidrocarbono l√≠quido, y ya sirve para impulsar esta maqueta de radiocontrol de un estilizado Mustang P-51 de la Segunda Guerra Mundial.

El nuevo combustible se sintetiza mediante un proceso que extrae el dióxido de carbono y el hidrógeno del agua de mar, y luego los recombina en forma líquida. La máquina que lleva a cabo este proceso no es más grande que un automóvil, lo que facilita su instalación en bases cercanas al mar o incluso portaaeronaves.

La razón para utilizar agua de mar es que es muy rica en dióxido de carbono. La concentración de este compuesto, de hecho, es 140 veces mayor en el agua de mar que en el aire. La síntesis no requiere de productos químicos contaminantes, sino tan solo de un sistema catalizador basado en el hierro.

La doctora Heather Willauer, qu√≠mica del Laboratorio de la Marina comenta, adem√°s, que el coste de extracci√≥n de este nuevo combustible es de entre 3 y 6 d√≥lares por gal√≥n. Willauer cree que el sistema podr√≠a afinarse para ser rentable, y entrar en funcionamiento en un plazo no superior a siete a√Īos. Quiz√° este peque√Īo Mustang sea el pionero de una nueva generaci√≥n de aviones que funcionen con agua de mar. [Laboratorio de la Marina Estadounidense v√≠a Phys.org]

Fotos: U.S. Naval Research Laboratory