Los investigadores se refieren a √©l como el hombre del hoyo, porque se sabe que cava agujeros, probablemente para esconderse y atrapar animales. Su impactante historia de supervivencia aislado durante dos¬†d√©cadas en la selva amaz√≥nica acaba de salir a la luz con las primeras im√°genes en 22 a√Īos.

Al parecer, la agencia gubernamental Funai ha estado siguiendo en la distancia al hombre desde que lo encontr√≥ por primera vez en 1996. La pol√≠tica de Funai siempre ha sido evitar el contacto, por lo que simplemente han estado observando al hombre desde lejos durante todos estos a√Īos. La agencia encontr√≥ recientemente evidencias de su presencia en mayo despu√©s de perderle la pista durante un tiempo.

Las primeras im√°genes en d√©cadas muestran al hombre cortando un √°rbol en el a√Īo 2011, aunque sea ahora cuando Funai ha decidido lanzarlas p√ļblicamente. Sobre el hombre, se sabe muy poco. Ni su nombre, ni el idioma que habla o si acaso habla.

Lo que s√≠ se sabe es c√≥mo lleg√≥ a esta situaci√≥n. En el a√Īo 1995 su grupo sufri√≥ una masacre despu√©s de un ataque brutal perpetrado por unos ganaderos, quienes asesinaron a todos los miembros de su tribu aislada, dej√°ndolo solo en la selva. Desde entonces, han pasado casi 23 a√Īos de completo aislamiento. Seg√ļn ha explicado Altair Algayer, coordinador regional de la FUNAI, a The Guardian:

Este hombre, que ninguno de nosotros conoce, y que ha perdido casi todo, incluido al resto de su gente, demuestra que es posible sobrevivir y resistirse al contacto. Creo que est√° mejor como est√° que si hubiera hecho contacto con alguien.

Advertisement

Aunque desde FUNAI están convencidos que no ha tenido contacto directo con una persona en más de dos décadas, ha habido momentos en que esa soledad estuvo a punto de romperse.

Image: Una de las pocas im√°genes que le tomaron a su rostro (Acervo/Funai)

La agencia cuenta que en 2004 les dispar√≥ una flecha en se√Īal de advertencia, y que poco despu√©s golpe√≥ a un trabajador de FUNAI que se acerc√≥ demasiado. El hombre se recuper√≥ de la herida, pero el episodio se tom√≥ como prueba de que, despu√©s de todo lo que ha experimentado, no quiere tener nada que ver con el mundo exterior. Para Algayer:

Entiendo su decisión. Es su signo de resistencia, y un poco de repudio, odio, saber la historia que pasó.

Advertisement

¬ŅPor qu√© el v√≠deo ahora? Seg√ļn Funai, est√°n tratando de resaltar la dif√≠cil situaci√≥n de muchas tribus aisladas en el Amazonas, grupos que est√°n en constante riesgo de invasi√≥n violenta y mortal desde el exterior. Como explicaba al New York Times Jos√© Carlos Meirelles, ex miembro de Funai:

El problema es que no hay espacios vacíos en el Amazonas. Vuelas sobre él y ves todo ese bosque, pero allá abajo está lleno de gente: traficantes de drogas, madereros ilegales y similares. Cuando esos intereses de explotación entran en conflicto con los pueblos vulnerables de las tribus aisladas y sus formas más simples y amenazadas, suceden cosas muy malas.

Image: Una de las casas construidas por el hombre (Acervo/Funai)

Advertisement

Durante todos estos a√Īos, la agencia ha sido testigo de los m√©todos de supervivencia del hombre: c√≥mo construye las casas, los alimentos que cultiva, las herramientas y armas que tallas, o los agujeros que excava, a veces para vivir una temporada en ellos, a veces como trampa para atrapar animales con hoyos de hasta dos metros de profundidad.

Funai espera que las im√°genes no cambien nada. Aunque ahora muchos saben parte de la historia de este hombre de unos 50 a√Īos, de aspecto saludable y bastante activo, el resto deber√≠a permanecer tal y como est√°. ‚ÄúNo son reliquias primitivas de un pasado remoto, ellos viven aqu√≠ y ahora. Son nuestros contempor√°neos y una parte vital de la diversidad de la humanidad, aunque se enfrentan a una cat√°strofe a menos que protejamos la tierra‚ÄĚ, zanjan desde la asociaci√≥n. [ScienceAlert, The Guardian, BBC]