Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Ilustración para el artículo titulado
Foto: Matías S. Zavia (GizmodoES)

No todos los días se tiene la oportunidad de analizar un dron con forma de huevo. El PowerEgg X de PowerVision es más o menos eso: un potente cuadricóptero que, cuando está desmontado, se asemeja a un huevo de avestruz. Llevo usándolo desde que salió y, aunque al principio sufrí las consecuencias de un software muy —pero que muy— inmaduro, con cada actualización de firmware, el PowerEgg X se reafirma como uno de los drones de consumo más inteligentes y versátiles que puedes comprar por menos de mil dólares.

Advertisement

Unboxing

Advertisement

Powervision, más conocida por sus robots submarinos que por sus drones con forma de huevo, vende el PowerEgg X en dos paquetes, uno básico y otro con varios accesorios extra, entre ellos una batería y una carcasa impermeable:

  • PowerEgg X Explorer: Viene con una batería, un par de hélices de repuesto, el control remoto, una correa de muñeca para usar en modo cámara, una cabeza de trípode y un maletín de transporte. Cuesta 900 dólares/850 euros.
  • PowerEgg X Wizard: Añade una segunda batería, dos pares de hélices de repuesto, un estuche para las patas y una carcasa impermeable con flotadores para aterrizar en el agua. Cuesta 1250 dólares/1150 euros.
Advertisement

El PowerEgg X puede usarse de dos maneras: sin las hélices —como una videocámara de mano— y en modo dron. En modo cámara pesa 522 gramos y dura hasta 3 horas y media. En modo dron pesa 862 gramos y dura hasta 30 minutos. Cada batería tiene una capacidad típica de 3800 mAh. El cargador, que tiene un adaptador de corriente bastante grande con dos puertos USB (para cargar a la vez el teléfono y el control remoto), tiene una potencia de 50 W. El control remoto tiene una batería de 3500 mAh y se carga mediante microUSB.

Advertisement

El dron funciona con una CPU de cinco núcleos, una GPU de un núcleo, un procesador de imagen de cuatro núcleos y un motor de red neuronal de doble núcleo (que es el que procesa las funciones inteligentes del cacharro). En cuanto al almacenamiento, el PowerEgg X tiene una memoria interna de 6 GB y un puerto para tarjetas microSD de hasta 128 GB oculto bajo la batería.

Para conectar el dron a tu teléfono, necesitas la aplicación Vision+ 2, que está disponible en la App Store, pero no en Google Play. Si usas Android, no te queda otra que descargar el APK desde la web de PowerVision e instalarlo manualmente. Hay otro inconveniente: solo está disponible en chino y en inglés.

Advertisement

Modo cámara

Oficialmente conocido como AI Camera Mode, el PowerEgg X en modo videocámara te permite grabar vídeo superestabilizado a nivel de calle. No va a darte la calidad de vídeo de un teléfono de gama alta, pero ningún teléfono tiene un gimbal de tres ejes capaz de seguir a un objetivo en movimiento.

Advertisement

Para usar el PowerEgg X en modo cámara, acoplas la correa de mano al huevo, enciendes el dron con una pulsación corta y otra larga, y conectas un teléfono a la red wifi con la contraseña 12345678 . El PowerEgg X puede grabar vídeo 4K de hasta 60 fotogramas por segundo y hacer fotos de 12 megapíxeles.

Los 522 gramos se hacen pesados a la larga, especialmente si tienes el teléfono en la otra mano para ver la imagen en tiempo real, pero la aplicación te permite controlar la cámara manualmente, así que puedes apoyar el dron sobre una superficie plana o atornillarlo a un trípode con el accesorio tipo cabezal y cambiar el encuadre desde la distancia o dejar que el seguimiento inteligente se haga cargo.

Advertisement

El dron no tiene micrófonos, pero viene con una opción llamada SyncVoice que graba audio desde el teléfono y lo sincroniza en tiempo real con el archivo de vídeo. Funciona también con auriculares o con un micrófono conectado al teléfono, y se puede usar cuando estás volando, pero no lo recomiendo porque el sonido suele entrecortarse si la señal es débil o tiene interferencias.

El gimbal tiene tres modos de funcionamiento cuando estás usando el PowerEgg X como una cámara de mano. El modo FPV sigue tus movimientos sin bloquear ningún eje. El modo Lock te permite bloquear dos o tres ejes para mirar en una dirección fija. Por último, el modo Follow acompaña los movimientos con los ejes de izquierda a derecha y de arriba abajo, bloqueando el eje de rotación.

Advertisement

La función de auto composición, la razón de ser de esta cámara inteligente, te permite seleccionar un objetivo y mantener el foco sobre él. El dron emplea un algoritmo de aprendizaje automático para reconocer caras, pero también puede mantener el foco sobre coches y otros objetos en movimiento. Una vez que detecta a una persona (lo que puede llevar bastante tiempo, dependiendo de la luz), no la pierde de vista aunque se aleje bastante o pase por detrás de otros objetos, pero es fácil que salte a otro objetivo si hay más personas en la escena.


Modo dron

Con las patas ensambladas y desplegadas, el PowerEgg X es más voluminoso y pesado que los drones que vende DJI en esta gama de precios, pero tiene una autonomía de hasta 30 minutos, lo que lo coloca por encima del Mavic Air. Por lo demás, alcanza una velocidad tope de 65 km/h y aguanta vientos de hasta 38 km/h. El vuelo es sorprendentemente estable para ser un huevo venido a más.

Advertisement

Con dos sensores frontales y dos inferiores, el PowerEgg X puede detectar obstáculos en un rango de 20 metros, lo que le permite colocarse en una zona segura antes de aterrizar. Eso sí, el detector de obstáculos es muy escandaloso y puede volverte loco a base de pitidos de alerta (yo tuve que silenciar el teléfono).

El detalle del vídeo 4K es excelente, pero el rango dinámico, la fiabilidad de los colores y el balance de blancos varía enormemente dependiendo de la luz. Son ajustes que se pueden afinar manualmente desde la aplicación del teléfono, pero normalmente no hay tiempo de ponerse detallista cuando estás volando.

Advertisement

El control remoto también es voluminoso y pesado, pero resistente a la lluvia y ergonómico. Viene con tres cables (Lighting, microUSB y USB-C) y un botón personalizable. La señal tiene un alcance de seis kilómetros y las imágenes del dron se transmiten a tiempo real en Full HD. Como punto negativo, los teléfonos grandes no suelen caber en el soporte para teléfonos si tienen una funda puesta.

El PowerEgg X se vale de la señal GPS/GLONASS para volver al punto de origen cuando se está quedando sin batería o ha perdido la señal. Esta característica se puede aprovechar también a la inversa: Point of Interest te permite marcar un punto en el mapa para que el dron vuele hasta allí y lo grabe haciendo círculos.

Advertisement

La función QuickShot centra la cámara en un objetivo y graba un pequeño clip de vídeo mientras realiza un vuelo predefinido. Tiene los mismos modos de vuelo que un dron de DJI: dronie, círculo, hélice, cohete y elipse. Más interesante es el modo AI Track de seguimiento inteligente, que funciona bastante bien tanto con personas como con bicicletas y coches. Puedes pedir al dron que siga un objetivo en movimiento, ya sea desde atrás o en paralelo, y puedes bloquear la cámara sobre el objetivo para grabarlo desde un punto fijo o marcar los movimientos con el mando (lo que facilita hacer tomas más creativas y espectaculares).

Modo impermeable

El paquete Wizard trae un caparazón de plástico transparente que convierte el PowerEgg X en un dron resistente a la lluvia. Combinada con su resistencia al viento, el dron es capaz de volar incluso “con fuertes lluvias”, según PowerVision. Vivir en la Costa del Sol me ha impedido confirmar esa promesa, pero pasé una tarde entretenida aterrizando y despegando desde la piscina.

Además de la carcasa impermeable, el paquete Wizard trae un par de flotadores para las patas del dron que permiten maniobrar desde el agua e incluso deslizarte sobre ella, si tienes cierta pericia con las palancas del control remoto. Tiene su gracia, pero el modo impermeable añade peso al PowerEgg X, lo que reduce su autonomía. Además, la aplicación detecta el peso adicional, limitando la velocidad y desactivando todas las funciones inteligentes de vuelo.

Advertisement
El PowerEgg X Wizard en su forma final
El PowerEgg X Wizard en su forma final
Foto: Matías S. Zavia (GizmodoES)

La carcasa impermeable resistió todos los chapuzones, pero cuanto más se mojaba, más vaho aparecía delante de la cámara. Por otro lado, tres de las cuatro patas del dron se desencajaron, sospecho que en uno de los montajes de los flotadores, y ahora no cierran bien. Cuidado, las patas son frágiles.

Advertisement

Fotos y selfies

Advertisement

La cámara del PowerEgg X tiene un sensor de 12 megapíxeles y una lente de 27 mm f/1.8 con un campo de visión de 170 grados. Las fotos aéreas están bien, pero un problema que me encuentro con el dron en mano es que le cuesta enfocar primeros planos, aunque la distancia de enfoque sea de un metro.

En modo cámara, el PowerEgg X puede detectar algunos gestos. La palma de la mano inicia el modo de seguimiento inteligente, que mantiene el foco sobre la persona que ha levantado la mano. La V de la victoria toma un selfie al cabo de tres segundos. El gesto de OK toma una foto grupal al cabo de tres segundos.

Advertisement

Aunque hay un par de botones dedicados en el mando, pasar del modo foto al modo vídeo cuando estás volando puede ser una distracción, especialmente si solo tienes una batería. Una solución, si no eres muy exigente con el resultado, es grabar en 4K y luego capturar fotogramas del vídeo. Salvo por el detalle y el contraste, las capturas pueden pasar por fotos en Instagram sin problemas.

Advertisement

Time Lapse y Slow Motion

Por último, el PowerEgg X puede grabar time lapses (desde el cielo o desde una superficie plana) con una cadencia de 3, 5, 7, 10, 15, 30 o 60 segundos. También graba vídeo a cámara lenta de 120 fps, pero la imagen pierde mucho detalle.

Advertisement

Si te preguntas por qué le dejé la marca de agua al primer vídeo, es porque se vuelve a poner sola cada vez que abro la aplicación. Espero que sea un fallo y lo solucionen pronto; la tónica habitual con este dron. Cuando lo recibí, apenas se podía usar. Perdía la imagen constantemente, no reconocía ningún objetivo en la escena, la calidad de los vídeos dejaba mucho que desear. Incluso tuve que recurrir al servicio de atención posventa de PowerVision. El dron se desconectó en una actualización de firmware y dejó de funcionar correctamente. Un técnico me explicó cómo reinstalar manualmente el firmware con una tarjeta microSD.

Pero aquí estamos. Tres o cuatro actualizaciones más tarde, la experiencia ha mejorado exponencialmente. Parece que hay vida más allá de DJI.

Advertisement

En resumen

Advertisement
  • Tiene forma de huevo, pero eso significa que hay que montarlo para usarlo
  • Se puede usar como una videocámara de mano, además de como un dron
  • Graba 4K a 60 fps. Añade el audio de entrada del teléfono a los vídeos
  • Vuelo estable, detector de obstáculos y buena autonomía para su peso
  • Viene con un buen puñado de modos inteligentes en constante mejora
  • Puede seguir a personas y coches sin perderlos de vista, a menos que pase otra persona u otro coche por el plano y se confunda (algo que suele pasar)
  • Varias actualizaciones desde que lo tengo (muy necesarias, por otro lado)

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

Share This Story

Get our newsletter