Inky el pulpo. Imagen: Acuario Nacional de Nueva Zelanda

Los pulpos tienen el cerebro m√°s grande del reino de los invertebrados. En general son tan inteligentes que pueden usar herramientas y se aburren si no tienen alg√ļn problema que resolver. Pero el caso de Inky, toda una atracci√≥n en el Acuario Nacional de Nueva Zelanda, es de matr√≠cula de honor.

Advertisement

El pulpo Inky viv√≠a en el acuario de la ciudad de Napier desde hac√≠a dos a√Īos, cuando un pescador lo rescat√≥ de una trampa para langostas. Hace tres meses, durante unas tareas de mantenimiento, los empleados del acuario dejaron la tapa de su tanque ligeramente abierta y el pulpo consigui√≥ escapar.

Lo fascinante de la historia, que cautiva hoy a las redes sociales, es que Inky se abri√≥ camino por el suelo del acuario hasta un desag√ľe con salida al mar. Tras atravesar una tuber√≠a de 50 metros que conduc√≠a a la Bah√≠a de Hawke, al este de la Isla Norte del pa√≠s, el cefal√≥podo nadaba libre en el Oc√©ano Pac√≠fico.

Así cuenta la historia Rob Yarrall, director del acuario:

Inky lleva con nosotros desde 2014. Es un pulpo muy popular entre los empleados del acuario y el p√ļblico. En general, todos los pulpos son grandes escapistas y pueden escurrirse por espacios muy estrechos. Pueden reducir su tama√Īo hasta el tama√Īo de su boca, que es la √ļnica parte dura de su cuerpo. Es un pico, parecido al pico de los loros.

Este d√≠a en concreto est√°bamos haciendo trabajos de mantenimiento y nos hab√≠amos dejado la tapa de su tanque un poco entreabierta, s√≥lo un poco. A √©l le result√≥ tentador y trep√≥ hasta llegar al suelo. Como somos un acuario tenemos desag√ľes en todas partes por si ocurre alguna filtraci√≥n de agua o un desbordamiento o cosas as√≠.

Inky se las arregló para llegar hasta uno de los orificios de drenaje que llegan hasta el océano. Y se fue. Ni siquiera nos dejó un mensaje.

Advertisement

‚ÄúLa gran evasi√≥n‚ÄĚ, tuitea hoy la delegaci√≥n de la WWF en Nueva Zelanda:

Kerry Hewitt, encargado de las exhibiciones del acuario, explica que Inky ‚Äúse estaba acostumbrando a vivir en el centro‚ÄĚ, pero ‚Äúhab√≠a que mantenerlo entretenido porque si no se aburr√≠a‚ÄĚ. Inky se escap√≥ por accidente, pero tambi√©n porque estaba aburrido y ten√≠a curiosidad. Puede que la curiosidad matara al gato, pero al pulpo le ha valido la libertad. [The Washington Post, RNZ]

Advertisement


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.