Resulta que los guardas de seguridad no son fans de Pokémon: les apagaron los focos y el desierto se quedó completamente a oscuras. Pero, eh, casi cazaron un Pikachu solitario (los servidores del juego se cayeron justo en ese momento).

Advertisement

Todo esto me recuerda que Niantic tiene una oportunidad perfecta para esconder a los Pokémon legendarios en lugares míticos:

Advertisement

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.