Estos cuatro minutos de vídeo muestran de manera resumida el increíble trabajo llevado a cabo durante meses por Jeff, un australiano. Lo que en un principio era un amasijo de hierro, el hombre lo acabó convirtiendo en un impresionante Porsche 911 RSR.

Obviamente, no es un trabajo que pueda hacer todo el mundo. Jeff es un experto en la reconstrucción de automóviles, y en este caso le llevó nada menos que 18 meses para lograr el excelente resultado final.

El vídeo condensa ese esfuerzo reconstruyendo la carrocería exterior, para luego pasar a un trabajo meticuloso en el interior del vehículo donde se aprecia cómo llevó a cabo las costuras y el corte de telas y cuero.

El resultado final es extraordinario, aunque como explica el propio Jeff, le falta lo más importante para poder conducirlo. El Porsche 911 todavía no tiene motor. [Jalopnik]